Colaboraciones

Las 5 maravillas de Campeche

El estado de Campeche es una joya secreta de nuestro país. Guarda en su territorio tesoros históricos, naturales y culturales que lo hacen verdaderamente único. Y durante 11 días tuve la fortuna de recorrerlo junto con Alan por el Mundo.

Unas semanas atrás…

“¿Manu, quieres acompañarme a Campeche?” Fue la pregunta de Alan que había estado esperando desde hace meses. Como siempre me hice un poco del rogar “Deja reviso mi calendario” sabiendo ya -de antemano- que cancelaría cualquier otra cosa -hasta el cumpleaños de mi propia madre- por este viaje con él jajaja. 

“Sí, Alan sí puedo” Respondí -mientras me aventaba a la cama de la emoción, como una prueba del colchón en mi propio colchón. 

El destino no fue escogido al azar. Campeche es el primer estado mexicano en alcanzar el semáforo epidemiológico verde; es decir, se permiten todas las actividades, incluidas -por supuesto- las turísticas durante estos tiempos pandémicos (al 75%).

Sin contarles spoilers de nuestro itinerario y lo que podrán ver en canal de Youtube de Alan en las próximas semanas – el primer video salió hace dos días (9 de noviembre)- les quiero contar lo que más amé (y sorprendió) de este estado -de forma muy general- y el porqué vale muchísimo la pena visitarlo.

Su Comida

Su gastronomía regional es una de las mejores del país y tiene muchas felices coincidencias (y recelos) con la comida yucateca. Desde antojitos como panuchos de cochinita, tortas de lechón y tamales colados, hasta sus platillos de mar como su pulpo a las brasas, su pan de cazón y sus camarones al coco; sus aguas frescas de sabor y por supuesto su té helado de Reca. 

Sin dejar pasar sus platillos de temporada como el Pibipollo en Día de Muertos. Todo esto lo encuentran en la cuenta de Instagram de @Gordosxelmundo

Su Arquitectura

El centro histórico de su capital, San Francisco de Campeche, es una cápsula del tiempo que narra a través de sus paredes las vicisitudes de esta ciudad  a través de los siglos. Sus casas coloniales, sus calles planas y extendidas, sus fachadas de colores y por supuesto la imponente muralla -con sus puertas y baluartes- que narran las legendarias contiendas de los locales contra piratas y bucaneros. 

En la península, también, sus iglesias antiguas y por supuesto las haciendas henequeneras -algunas de las cuales solamente quedan cascos abandonados- y otras que vivieron su esplendor durante el porfiriato -hace cien años- fueron restauradas y se han convertido hoy en elegantes hoteles boutique. La Hacienda Uayamón es un gran ejemplo.

Su Naturaleza

Campeche es amarilla en sus casas, pero su corazón es verde. Tiene selvas, sierras, valles y planicies; tiene lagunas, y ríos que desembocan en su costa, playas y hasta islas.

Los atardeceres desde el malecón de San Francisco de Campeche son de los más bellos del mundo y no cansan ni dejan de asombrar, a los que viven ahí desde siempre y los ven suceder todos los días.

El estado también cuenta con casi dos millones de hectáreas de Áreas Naturales Protegidas, incluyendo el majestuoso pulmón de Calakmul. Fue declarado Reserva de la Biósfera y Patrimonio Mixto – natural y cultural- por la UNESCO, por su gran biodiversidad y por su valiosísimo legado prehispánico.

Su Arqueología

Sabemos de la gran civilización que fueron los mayas sobre todo por su acercamiento científico a la naturaleza y su magistral planeación urbana. 

Los sitios arqueológicos en Campeche son espectaculares. Muchos de ellos se encuentran devorados (y decorados) por la selva por lo que visitarlos te hace sentir como un explorador que con machete en mano, y vestido de Indiana Jones, los descubre por primera vez. 

Algunos evocan mucho a los templos de Angkor Wat en Camboya, con árboles que se abren paso través de las escalinatas y los muros de piedra, como reclamando con sus ramas y raíces lo que es suyo. 

Visita la página del INAH para más información.

Su Cultura

Sus pequeños pueblos a lo largo de todo el Estado mantienen su esencia pasada y con un hilo de oro han mantenido sus tradiciones vivas e inquebrantables a través de generaciones.

Artesanos, artesanas y talleres de varios artes: madera, semillas, apicultura, bordados de ropa y de sombreros jipi japa, entre muchas cosas más.

Fiestas patronales, danza y música que alegran a cualquier corazón.. Y algunas costumbres un poco más enrarecidas -pero igualmente interesantes- como la limpieza de huesos en el Cementerio de Pomuch, cada año entre Octubre y Noviembre. 

Un ¡Hasta Pronto!

Por su puesto que 11 días no fueron suficientes para verlo todo y se quedaron asuntos pendientes y lugares por visitar. Volveré.

Gracias a todos los campechanos y campechanas que encontramos por nuestro camino. Son alegres, tranquilos y gentiles. Campechanos, pues. 

Felicidades por su respeto y manejo del Covid-19. Usar cubrebocas todo el tiempo con ese sol, esa temperatura y esa humedad es admirable. Yo me la pasé con el bigotito sudado jajaja.

Finalmente no se pierdan los videos que publicará Alan en las próximas semanas, podrán ir entendiendo y descubriendo todas las referencias a las que hago alusión en este artículo.

¡Abrazos Distantes!

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Etiquetas

Manu Espinosa

Manu Espinosa Nevraumont (@manumanuti) es consultor de marketing, Instagram storyteller y runner. Freelancer desde hace 3 años, se dedica a crear contenido para marcas y a documentar sus viajes, solo o con otros creadores de contenido, a través de sus fotografías y sus crónicas escritas.

Las comunidades con las que tiene mayor relación e interacción están en México y Latinoamérica; y aquellas personas interesadas en viajes, running y fotografía.

Es colaborador permanente de @alanxelmundo, con quien creo la cuenta foodie de Instagram @gordosxelmundo y también trabaja para la organización Nomad Republic, especializada en viajes con causa y turismo regenerativo, con proyectos en México y en todo el mundo.

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario