Tú x el Mundo

Waje a través del tiempo 

Por: Daniela Galeana

Llegar a la nueva versión de Waje es una aventura, por la peculiaridad de la ubicación, nunca imaginarias qué se esconde detrás de esa puerta.

La bienvenida resulta cálida y amigable, te preguntas dónde sucederá todo, y unos minutos después comienza la magia. Waje es un lugar donde hay corazón, dedicación, técnica y sueños. 

El menú puede resultar retador para nuestras papilas, pero se asimila a lo que nos pasa en la vida, nunca sabemos qué sucederá en cada temporada, qué aprenderemos, cuándo lloraremos, cuándo reiremos, todos esos momentos solo llegan y todo pasa. Así cada bocado, los que son intensos pueden permanecer unos segundos más, pero nada que con un buen maridaje no se pueda sobrellevar, para después continuar con esta montaña de sabores.

En lo personal, me tocó conocer Waje en su versión pop up y el nombre del menú me hizo mucho sentido, porque Waje y su chef siguen conservando esa esencia de lo que quieren con esta nueva propuesta, continúan apostando a la innovación gastronómica, a salir de la caja, brindando momentos de alegría, conectando con sus comensales y siendo ese espacio donde puedes hablar de tus sueños; si tienes la fortuna de regresar, podrás compartirles que has logrado algunos y te sentirás festejad@, apapachad@ y acompañad@, porque así fue como me hizo sentir unos de los tiempos dulces de esta temporada.

«Felicitaciones al Chef», no solo por el menú, sino por construir su sueño, por alimentarlo en cada temporada de su vida, porque fui testigo del inicio y en esas manos y ojos sigue habiendo esa misma pasión y deseo de llevar su esencia a su cocina. Felicitaciones Dan por esa evolución, que sean muchos años más de Waje y que sean las versiones que tengan que ser para que sigas llegando a más paladares y corazones.

Para visitar Waje debes llevar la mente abierta, sin expectativas y entregar el corazón a cada sentimiento que se presente.