Colaboraciones

Vivir un duelo y el poder sanador de viajar con mascota

Foto: @TERRYMARTIN360

Hace meses les compartí que mi madre murió debido al virus de Covid, y que 4 días después de su muerte, tomé mis maletas, salí de mi país, y ahora me encuentro construyendo una nueva vida en otro lado del mundo.

Y ahora, 5 meses después de la muerte de mi madre, quiero contarles sobre este proceso que estoy viviendo, viviendo un duelo en viaje en compañía de mi perrito Paco.

Me encantaría contarles cosas acerca del lugar dónde estoy, sobre la comida más rica o sobre la ruta más famosa o escribir una lista sobre todo lo que tienen que hacer en este lugar. Pero aún no puedo.

Foto: @TERRYMARTIN360

Porque la vida me cambió tanto a partir de la muerte de mi madre, que he sentido que volví a nacer, es como si no pudieras sentir nada, como si no pudieras escribir, de repente pierdes la noción de muchas cosas. 

Sabes que estás viva, porque de repente miras hacia abajo y tienes los pies literalmente en la tierra, pero de alguna forma, sabes que no estás. Que te toca descubrir todo de nuevo. Cómo volver a la escuela y aprender a leer y escribir. Es como estar en otra vida, como si de alguna forma, volvieras a nacer pero sin madre.

No puedo describir con facilidad, me llevaría una semana entera, escribirles sobre todas las sensaciones que tengo a raíz de la muerte de mi madre.

Pero hay algo en el aire, en el movimiento de la Tierra, en los atardeceres, en las energías que nos rodean, que es como si de repente todo hablara, como si empezaras a tener comunicación con “cosas” con las que jamás te habías comunicado antes. No sé si estoy buscando constantemente a mi madre, no sé si llamarlo así, pero sí es una búsqueda, sé que en esa “búsqueda” estoy encontrando de nuevo la vida.

Porque no es el lugar, no es el viaje, porque no siempre se viaja cuando se viaja, algunas veces se vuelve a nacer y este viaje me está pariendo, estoy volviendo a nacer.

“Yo no viajo. Persigo un paisaje, una obsesión, una sorpresa temida y deseada” Inés vecchietti.

Cuando leí esto último, pensé mucho en mí y en este momento que vivo.

Foto: @TERRYMARTIN360

Porque siempre quise vivir lejos de mi país, estar viviendo una vida de viaje, y disfrutar porque siempre pensé en el viaje como la única ruta para disfrutar. Y ahora los viajes o esa palabra en mi vida, significa esto. Este momento. Significa, una nueva vida. 

Tengo una vida nueva, en mis manos y es toda mía. Es difícil pensar en vida cuando hay tanta oscuridad y apatía dentro de mí.

No puedo contarles las veces que he sentido que estoy en otro planeta, descubriendo tantas cosas, como si de pronto, me hubiera encendido después de muchos meses apagada, sin ver la luz, ni sentir absolutamente nada en mi vida.

Muchas veces en mi vida quise escapar, nunca lo logré como hasta ahora, huí de todas las personas que me conocía, no quería saber nada de esa vida que tenía con mi madre, no quería que nada ni nadie me recordara que alguna vez tuve a alguien tan hermoso a mi lado y ya no está más. No quería que mi vida en ese momento fuera real, quería que fuera la broma más grande de mi vida.

Foto: @TERRYMARTIN360

No lo logré. No se puede escapar. Solo estoy lejos y puedo ver las cosas desde otro punto de la vida. Estando lejos no desapareces, solo tienes más oportunidad para recrear y amar tu vida como es.

Y de todo esto que les escribo, Paco siempre me lo hace saber, de alguna u otra forma.

Porque vivir en viaje con la compañía de Paco, es resistir, es tocarse fuerte el alma, es escuchar, es detenerse, es respirar, es caminar literalmente en compañía de su energía, entonces ya no estoy (cómo creía) sola. 

Paco siempre es mi lucha, Paco es mi locura y es gracias a esa locura, a esas, (a veces pocas) ganas de vivir, que me detengo y pienso solo en el momento tan perfecto que vivo, gracias siempre a su compañía.

Hay una especie de paz, de vida, de esperanza en esta cruel realidad. Estar de viaje ya no es como creía, escapar. Es una nueva oportunidad para vivir y ver mi vida caminar. 

Foto: @TERRYMARTIN360

Estos últimos 5 meses no me he querido mover mucho, es el primer viaje largo en el que permanezco quieta, casi siempre en los mismos lugares.

Pocas veces sé a dónde ir y con quién estar. Siento que no tengo a dónde llegar.

Y llega Paco y corre hacia mí y me llena de besos, y lo cambia todo.

Y todo lo tengo que volver a escribir de nuevo.

Porque su energía en mi vida, es como un universo naciendo dentro de mí. Me siento en calma, me siento en casa, me siento como tantas veces estuve al lado de mi madre. En mi cueva, en la de siempre, la que siempre estaba esperando por mí después de una tormenta en el bosque.

No sé cuantas veces dije la palabra ¨viaje¨ en mi vida. Pero sé que antes, hablaba solo de los lugares por descubrir, ahora hablo de buscar lo que vive dentro de mi, lo inexplorado.

Foto: @TERRYMARTIN360

Muchas cosas me las enseñó mamá, y amé esa vida con ella, amé descubrir tantas cosas de la vida a su lado. Pero dentro de mí, aún vive algo maravilloso e inexplorado y ahora me toca a mí, emprender un nuevo camino hacia una nueva aventura.

Y de repente, ya no tengo miedo, ya no quiero tener suerte, no quiero conocer el camino, quiero llenarme de todo lo real. 

Quiero subir montañas y sentir que me pierdo. Quiero encontrar el río al final del camino y sentir que lo tengo todo.

Madre; me enseñaste a ser valiente, a ir hacia lo desconocido con miedo, a rodearme de la naturaleza hasta sentirme viva. 

¨Salir y desnudarme, empezar, esta vez sí. Vine a alejarme y dejar la vida madurar en paz, vine para rendirme, me lo escribí todo, quise ir hacia el final de la tierra. Sabía que habría soledad y que la soledad se abriría hasta ya no querer más nada¨ Inés vecchietti.

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Karla y Paco

Soy Karla, la mamá de Paco (un pequeño chihuahua). Nací y crecí en Aguascalientes, México. Comunicóloga de profesión.

Escribo diarios desde muy pequeña, me gusta ayudar a mi memoria a no olvidar, siempre he pensado que recordar es importante aunque vivir el momento es esencial.

Llevo 8 años viajando con mi perrito Paco.

Estudié en España y México y he trabajado en distintos lugares del mundo.

Me gusta la escritura y todos los días intento practicarla. Amo esa sensación de vivir la vida para contarla y leerla para volver a vivirla.

Ahora escribo mi primer libro de viajes con Paco y uno de mis deseos más grandes en la vida es no perder nunca esa sensación de ir hacia nuevos caminos, directo a lo desconocido, sentirme vulnerable y sentirme viva.

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario