Colaboraciones

Viajar en pareja por dos años

Moni y Beto @eldiariodemoniybeto

Nos tardó solo un mes tomar la decisión y luego seis más de preparación y de dejar todo listo para embarcarnos en lo que sería nuestra gran aventura. Esta es la historia de una pareja común y corriente que vivía en Bogotá y decidió dejarlo todo para irse a viajar por el mundo sin tiquete de vuelta sin morir en el intento.

Era diciembre de 2015 y los días transcurrían como de costumbre, entre el trabajo, la oficina y las rodadas en bici de fin de semana que nos hacían la vida un poco más interesante, cuando estando presente en una charla de motivación, el orador nos invitaba a “vivir por nuestros sueños porque nuestro tiempo era limitado, nada más que una simple ilusión de algo que creemos nuestro pero que puede desaparecer en un segundo”, qué irónico. Ese día la charla caló en lo más profundo de mi y algo quedó retumbando en mi cabeza (habla Moni). Al volver a casa y compartir la experiencia con Beto estuvimos de acuerdo que en cada viaje que hacíamos siempre coincidíamos en que necesitábamos más tiempo en cada lugar que visitábamos, llámenlo el mal del viajero o como quieran, siempre en nuestras vacaciones sentíamos que no había sido suficiente y que queríamos quedarnos en la ciudad o el país que estuviésemos visitando por semanas o meses para adentrarnos en su cultura y vivir una experiencia más local. Estuvimos de acuerdo también en que si teníamos un sueño en común en ese momento era precisamente VIAJAR, recorrer el mundo juntos hasta que se nos acabaran las suelas, y fue ahí donde empezó la planeación, ¡ya habíamos encontrado el sueño!

Con el cambio de año vinieron todos los preparativos. ¿Cómo lo íbamos a hacer? Echando cuentas y con algo de ahorros, algo de miedo (siempre hay miedo, pero hazlo con miedo) y sobre todo muchas ganas, hicimos lo que sería la estrategia para irnos a darle la vuelta al mundo. En ella nos planteamos muchas opciones de generar dinero durante el viaje y analizamos otras cuantas de cómo no gastar tanto durante el viaje, así que fue una suma de muchas cosas que a continuación les vamos a describir.

Para empezar, había unas ¨condiciones¨ o situaciones previas que consideramos importantes que aportaron a hacer esto posible:

DESAPEGO: No teníamos muchas responsabilidades en Colombia, aún no tenemos hijos ni personas a cargo, no estábamos pagando una hipoteca (todavía no) ni tampoco teníamos deudas o contratos que cumplir. Beto trabaja freelance desde hace cuatro años y en mi caso tengo la misma profesión que él y podíamos generar dinero durante el viaje con nuestros conocimientos. Debo decir que sí tuve que renunciar a mi trabajo en el que iba a completar cinco años, conté con el apoyo de mis quienes eran mis jefes al momento de mi renuncia, fue una salida buena ya que aún trabajo para ellos como freelance ocasionalmente, lo que me permite seguir teniendo ingresos.

Ahorros: Siempre empiecen por ahí, son necesarios para despegar, cruzar fronteras en algunos casos se hace más complicado si no tienen soporte económico en la cuenta, entonces lo primero es hacer un ahorro. En nuestro caso también entraba al ahorro el dinero resultante de vender las pertenencias que teníamos hasta ese momento, esto ya hizo parte del desapego. Ese dinero acumulado que hayan destinado para viajar o para su vuelta al mundo es como el combustible necesario para arrancar el auto, no se preocupen si no es la suma que cubre y respalda toda la vuelta, aunque sería el mejor escenario, lo importante es que les dé un respaldo para poder empezar sin morir en el intento y que se sientan seguros en momentos de imprevistos, que siempre hay.

Pero ¿cuáles fueron esas ¨estrategias¨ o ideas que tuvimos para poder viajar generando dinero, gastando poco y no morir en el intento? Un poco de todo, aquí van:

VOLUNTARIADOS: En este caso se trata de Trabajo Voluntario a cambio de hospedaje y comida. Hay muchas páginas que facilitan hacer esto hoy en día, nosotros utilizamos una plataforma muy conocida que se llama WorkAway. A través de ellos conseguíamos lugares en diferentes partes del mundo en donde a cambio de trabajar unas horas diarias, durante cinco días a la semana, nos ofrecían alojamiento y comida. Esto nos permitió por ejemplo vivir un mes en Los Ángeles sin pagar alojamiento y con desayunos y comidas incluidas a cambio de cocinar en un hostal. Fue una de las mejores experiencias de nuestro viaje, conocimos muchas personas que se convirtieron en buenos amigos.

FAMILIARES Y AMIGOS: Dentro de la ruta visitamos a varios seres queridos que viven en otras ciudades, estas visitas nos permitían además de verles, explorar la ciudad y conocer otros lugares. Muchas veces recibimos invitaciones durante el viaje de nuevos amigos y conocidos a conocer su ciudad y su país, esta es una de las cosas más lindas de viajar, la gente que conoces en el camino.

HOSTALES: La mayoría de veces es más barato dormir en hostales que en hoteles, además de ahorrar tienes la oportunidad de conocer mucha gente y hacer grupos para hacer actividades y salir a conocer.

TRABAJO INDEPENDIENTE: Ya saben cómo ahorrábamos en hospedaje y comida, pero dirán: no sólo de pan vive el hombre. Aparte de los ahorros nosotros seguíamos trabajando para nuestros clientes en Colombia; como diseñadores tenemos la ventaja de poder trabajar desde cualquier lugar en nuestros proyectos y enviar las propuestas por correo y otras plataformas, así como tener videoconferencias o llamadas para las reuniones. Esto hoy en día es muy posible para muchas profesiones. Trabajar como independiente es cada vez más común alrededor del mundo, dentro de esto también entran los creadores de contenido que trabajan con sus blogs y redes sociales, nómadas digitales los llaman en esta nueva década.

Esperamos que esta historia los haya inspirado y les haya ayudado a resolver dudas de cómo hacer posible el sueño de viajar sin tiquete de regreso. Esto por supuesto no es para todo el mundo, pero si tienen las ganas de hacerlo seguramente con esto ya tienen un punto de partida. Esperamos leer todos sus comentarios y ojalá conocerlos a todos por el camino, hacer amigos es lo que más nos gusta #amigosdeldiario.

 

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Moni y Beto

Soñadores, diseñadores y nómadas colombianos. Desapegados, o eso intentamos, aprendices y
servidores. Estamos disfrutando de este momento de juventud en nuestra vida y decidimos hacerlo
viajando. No pretendemos nada más.
Desde que nos conocimos nuestra vida juntos ha estado inspirada por los viajes. El hecho
habernos conocido viajando nos marcó un grato rumbo sin sospecharlo. Hemos aprovechado cada
momento y cada peso para viajar. 

Luego de acumular historias y de pensarlo mucho, tomamos la decisión de dejar todo en Colombia para
ir detrás de lo que hasta ese día parecía solo un sueño, vivir viajando. ¿Cómo lo hemos hecho? ese es el
propósito de nuestras redes, contarles la historia.
​ 
Aquí podrán encontrar  historias, fotografías y consejos para disfrutar de los lugares que visitamos.

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario