Tips

Experiencias gastronómicas inolvidables en República Checa

Foto: Iuliia Nemchinova / 123RF

Un viaje no está completo sin las experiencias gastronómicas del país que visitamos, pues al probar un platillo o bebida local nos involucramos mejor y aprendemos más de nuestro destino.

En esta ocasión les compartiremos algunos platillos o bebidas que, como todos buenos #GordosPorElMundo, deben probar si están de viaje por la República Checa. 

¿Qué comer?

Sopas

La sopa es un platillo importante en la cocina checa por lo que es muy común encontrarla en el menú de cualquier restaurante. Es una excelente idea comerla en un día frío o para reanimar los ánimos si tienen un resfriado. 

Foto: Mychko Alexander / 123RF

Podrán degustar diferentes versiones de ésta, como la Bramborová polévka, de papas con champiñones y verduras; la Česnečka, que es una sopa de ajo, o la Cibulačka una sopa de cebolla. Por cierto, en el siguiente video pueden ver la opinión de Alan por el mundo acerca de la Česnečka.

Otras sopas que se pueden encontrar en República Checa son Zelňačka, sopa de col con papas acompañadas de salchicha o chorizo; Kulajda, sopa de setas; Gulášová polévka, sopa de gulash; Hrachová polévka, sopa de chícharo; y Hovězí polévka s játrovými knedlíčky, que es un caldo de res con albóndigas de hígado.

Omáčka

Este es uno de los platillos básicos en la cocina checa, se prepara a base de caldo de res o verdura y se suele acompañar con crema, para suavizar su sabor, además se suele agregar alguna verdura de raíz asada, eneldo, setas o tomates, y se espera con harina de trigo. 

Omáčka se acompaña con carne y knedlik de pan. Y si quieren sentir un sabor muy concentrado, lo mejor es comerlo recalentado ya que los ingredientes se concentran y resaltan su sabor. 

Foto: Václav Mach / 123RF

Una especialidad de omáčka es svíčková, que es un solomillo de ternera con salsa de nata. Este platillo es muy común servirlo en bodas u ocasiones especiales.

La carne suele cocinarse con cebollas, zanahoria, apio y perejil, se condimenta con pimienta negra, pimienta gorda, laurel y tomillo, y después se mezcla con crema. 

Alan por el mundo tuvo la oportunidad de comer este delicioso platillo en varias partes de República Checa, así que si ven sus videos se lo encontrarán un par de veces, mientras tanto, les compartimos una de sus experiencias. 

Knedlik

El knedlik no es un platillo en sí, sin embargo es un elemental complemento dentro de la gastronomía checa, pues básicamente es acompañante de todos los platillos. Se puede encontrar dulce o salado. 

Existen dos tipos, de papa y de pan, aunque ambos tienen como ingredientes básicos la harina y el huevo. 

Foto: Darius Dzinnik / 123RF

Las versiones saladas se pueden rellenar con chicharrón, tocino o jamón picado, mientras que las dulces pueden tener fruta, mermelada, requesón o semillas, además de azúcar, mantequilla derretida y una pizca de canela o jengibre rallado. 

Una de las variaciones más populares del knedlik es la de Karlovy Vary, está aromatizada con hierbas y aligerada con claras de huevo. También es común encontrar el knedlik preparado con harina y papas cocidas. 

Tartar tradicional 

Este platillo tradicional de República Checa es carne tártara hecha con pimienta, sal y cebolla.  

Foto: Pavel Vozmischev / 123RF

La carne se acompaña con tostadas (pan tostado), en el cual se le esparce un poco de ajo, posteriormente se pone la carne y ¡a degustar!

En el siguiente video podrán ver la experiencia de Alan por el mundo con este platillo.

Pato o ganso asado 

El pato o ganso asado es uno de los platillos más representativos de República Checa e incluso es muy popular entre los jóvenes. 

Además, es toda una tradición comerlo durante la fiesta de San Martín y acompañarlo con un buen vino. 

Tradicionalmente, el ganso asado se solía hacer con alcaravea y repollo. Esta receta aún se mantiene en la actualidad. 

Otra manera de prepararlo es rellenar el pavo con manzanas.

¿Qué tomar? 

Cerveza 

La cerveza es una de las bebidas más populares en República Checa, de hecho este es el país que más consume cerveza en el mundo per cápita.

La historia de la cerveza en las tierras checas podría remontarse a los antiguos celtas, quienes preparaban bebidas de grano fermentado. Sin embargo, se cree que lo más probable es que los primeros eslavos fueron quienes comenzaron a utilizar el lúpulo para darle sabor.  

En cada ciudad del país encontrarán cervecerías locales, así que nunca duden en entrar a una, en cada una degustarán una cerveza diferente. 

Entre las cervezas más famosas del mundo destaca la Budweiser, que por cierto, no es la famosa que conocemos en el continente americano. De hecho, la marca checa ha tenido varias disputas con la marca americana, pues la de República Checa es la original. 

La fábrica de Budweiser se encuentra muy cerca de Český Krumlov. Si quieren conocer más sobre el proceso de fabricación de la cerveza, les dejamos el siguiente video.


Otra famosa cervecería que pueden visitar es la de Pilsner Urquell, en ella conocerán más sobre la historia de la marca y su producción, y por supuesto, podrán disfrutar de una degustación. Les compartimos la experiencia de Alan por el mundo en este sitio. 

Slivovice

El slivovice es un aguardiente de ciruelas. Su contenido de alcohol puede variar en un rango de entre 25 y 70% por volumen, aunque el más común se encuentra entre el 40 y 45%. 

Esta bebida es muy popular en Moravia Oriental, en las regiones de Valassko y Slovácko y en las montañas de Beskydy. 

Foto: 5phonrf / 123RF

Se dice que si se bebe frío, pero nunca con hielo, ayuda al cuerpo a manejar mejor el alcohol, aunque esto se produce a expensas de algo de sabor y aroma. 

Por otro lado, beberlo a temperatura ambiente asegurará que la esencia de la fruta salga bien, aunque el efecto del alcohol podría ser muy rápido.

Para evitar que el slivovice haga de las suyas, se recomienda acompañarlo con carnes grasas y pan. 

Becherovka 

Este es un licor de hierbas tradicional de Karlovy Vary, llega a alcanzar el 38% de alcohol.

Está hecho con las famosas aguas de Karlovy Vary, alcohol de calidad, azúcar natural y una mezcla de 32 hierbas y especias con un sabor amargo específico. 

Foto: monticello / 123RF

El licor se toma en frío, pero también se puede utilizar en la mezcla de distintas bebidas, como el “beton”, que mezcla becherovka con tonic. 

Si quieren conocer más sobre la historia y preparación del Becherovka pueden visitar el Museo de Jan Becher, en Karlovy Vary, además en su visita degustarán la tradicional bebida en su versión original y sus variedades. 

Absenta

El absenta, también conocido como el Hada Verde es una bebida popular en República Checa.

Foto: Tatyana Berkovich / 123RF

Este licor de color verde contiene hinojo, anís y ajenjo, este último es el ingrediente más importante, de hecho su nombre científico es Artemisia abshintium

Los efectos de esta bebida suelen ser un poco fuertes, tanto que existen historias llenas de misticismo sobre ella.

Vino

República Checa es un país productor de vino, el más popular es el de la zona de Moravia, por lo que si están en esta parte del país no duden en visitar algún viñedo y hasta disfrutar de una degustación para que aprendan más sobre éste.

Les compartimos la divertida experiencia que tuvo Alan por el mundo en una degustación en Mikulov. 

Por cierto, en septiembre es cuando se celebran las fiestas de la vendimia, por lo que si son amantes del vino no duden visitar República Checa en esta temporada. 

¿De postre?

En República Checa pueden encontrar una gran variedad de postres, especialmente en los cafés o en los cukrárna, lugares que se especializan en la elaboración artesanal de pasteles e incluso hasta de helados. 

Pueden probar Jablečný štrůdl, que se trata de un strudel de manzana. En los restaurantes suele servirse caliente con helado de vainilla.

También pueden encontrar Dorty, pasteles elaborados con bizcocho de sabor chocolate o vainilla y rellenos hecho a base de crema, mantequilla o mermelada. Entre los sabores más frecuentes están de nueces, avellanas, cacao, café, chocolate, ponche y frutas. Los más populares son harlekýn, sacher o kubánský dort. 

Otros postres que pueden encontrar son: 

Trdelník

Está hecho a base de pan dulce en forma de tubo espolvoreado con canela y azúcar. 

Foto: Iuliia Nemchinova / 123RF

Este pan es muy común encontrarlo en los puestos callejeros y su olor atrae a cualquier #GordoPorElMundo. 

Kremrole

 Se trata de un pequeño tubo de hojaldre relleno de yema batida con azúcar.

Foto: Jan Stolarik / 123RF
Věneček a větrník

Son de forma redonda. El de věneček es a base de flan sabor vainilla. El de větrník está hecho a base de mantequilla y está cubierto con caramelo.

Laskonka 

Son dos galletas de cacahuate ovaladas y con relleno hecho a base de mantequilla y café.

České buchty

Es un bollo que presume ser el más típico de la pastelería checa. Si están en Praga, les recomendamos probarlo en el Designum Café; es tan popular en este sitio que se agota muy rápido. 

Foto: petro / 123RF

Otro sitio popular en Praga para probar české buchty es el hotel boutique Golden Key.

¿Han visitado República Checa? ¿Qué otra experiencia culinaria nos pueden compartir?

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Miriam

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario