Tips

Qué visitar en República Checa además de Praga

Foto: Boris Stroujko / 123RF

Cuando pensamos en República Checa quizá lo primero que nos viene a la mente es Praga, pues además de ser la capital, su increíble belleza llama la atención de miles de viajeros. 

Sin embargo, en República Checa encontrarán muchos destinos que les regalarán inolvidables experiencias y complementarán su visita a este increíble país. 

Les compartimos algunos sitios que pueden incluir en su itinerario de viaje a República Checa. 

Kutná Hora 

A casi 80 kilómetros de Praga se encuentra Kutná Hora, un pequeño pueblo con increíbles construcciones que llevaron al centro histórico a ser Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El símbolo de la ciudad es la iglesia de Santa Bárbara o Catedral de Kutná Hora, data de la época gótica tardía y su impresionante diseño arquitectónico deja impresionado a quien la visita. 

Foto: viliamm / 123RF

En la catedral se pueden admirar frescos medievales, unas vidrieras y su techo que data del siglo XIX.

Otra de las atracciones para visitar es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y San Juan Bautista. Fue fundada en el siglo XIII, lo que la convierte en una de las iglesias más antiguas de República Checa, además llegó a ser el edificio más alto del país hasta que se construyó la Catedral de San Vito, en Praga. 

A unos pasos de dicha iglesia se encuentra un peculiar lugar que atrae a los viajeros, el Osario de Sedlec, una capilla hecha con huesos humanos. 

La historia de la construcción del osario inicia con la construcción de un cementerio, posteriormente se erigió una capilla, y los restos seguían acumulándose, hasta que a finales del siglo XIX se redujo el cementerio y se le encargó al tallista František Rint que diseñara un espacio para colocar los huesos, creando así el ahora popular, y algo siniestro, Osario de Sedlec.

Olomouc 

Olomouc se encuentra a 281 kilómetros de Praga, es una ciudad muy bonita de República Checa y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; después de la capital checa es la segunda reserva de monumentos más importantes de Chequia. 

Entre las atracciones que pueden visitar está la Plaza Superior, la más importante de la ciudad, en ella se encuentra el Ayuntamiento y el Reloj Astronómico Comunista, el cual indica el año, las estaciones del año, signo zodiacal y el día del año. Algo curioso de este reloj es que no muestra figuras católicas, sino representantes de la clase obrera comunista y líderes comunistas. 

En la Plaza Superior también se encuentra la Columna de la Santísima Trinidad, la columna de la peste más grande e importante del mundo; tiene una altura de 35 metros y 52 santos. 

En Olomouc encontrarán muchas iglesias,entre las que destaca la Catedral de San Wenceslao, la iglesia más importante de la ciudad. A lado del recinto se encuentra el Museo de la Arquidiócesis y les recomendamos visitarlo, ¡vale mucho la pena!  

También vale mucho la pena visitar la Iglesia de Santa María de las Nieves de diseño barroco italiano. En esta iglesia se fundó la segunda universidad más antigua de República Checa. 

Para conocer más sobre esta ciudad, vean el siguiente video: 

Brno

A poco más de 200 kilómetros de Praga se encuentra Brno la segunda ciudad más importante de República Checa, en ella se respira un espíritu juvenil pues está llena de estudiantes. 

En Brno se puede aprender más sobre la arquitectura moderna, la cultura e historia del país y además encontrarán una gran variedad de lugares para disfrutar de la vida nocturna. 

Entre los sitios que se pueden visitar destaca la villa de Tugendhat, una casa que es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y presume ser la perla del funcionalismo. 

 

La villa de Tugendhat es obra del arquitecto Ludwig Mies van der Rohe y es una visita obligada cuando se está en Brno. Un dato curioso de este sitio es que por primera vez en la historia, utilizó una estructura portante de acero en forma de una cruz para construir las columnas de una casa privada.

Esta villa data de finales de los años 20 del siglo XX y contaba con aspectos poco habituales para su época, como un sistema similar al aire acondicionado moderno, calefacción con aire caliente, fotocélula instalada en la entrada, ventanas con accionamiento eléctrico y una pared de ónix. 

Otro lugar que se puede visitar en Brno es la Catedral de San Pedro y San Pablo, con su peculiar doble torre construida en el estilo neogótico. Este recinto se ubica en una colina, en el centro de la ciudad, y desde ella se puede apreciar una increíble vista de la ciudad. 

También se puede visitar la iglesia de San Jacobo que cuenta con una torre de 92 metros de altura, donde también encontrarán un osario que presume ser el segundo más grande de Europa, además guarda los restos mortales de 50 mil personas. 

Brno es una ciudad que vale la pena visitar cuando se está en República Checa, guarda muchos secretos, por lo que vivirán increíbles experiencias.  

Mikulov

A 250 kilómetros de Praga, aproximadamente, se encuentra Mikulov, un destino ideal para los amantes del vino, pues encontrarán varios viñedos en donde podrán degustar exquisitos vinos. 

En Mikulov podrán admirar monumentos históricos, dar un paseo en bicicleta, conocer varios viñedos y practicar la contemplación en compañía de una copa de excelente vino. 

Foto: Karol Czinege / 123RF

Desde antes de llegar a la ciudad verán a lo lejos el imponente Palacio de Mikulov, de estilo barroco, que se erige en un acantilado rocoso. Este sitio ha albergado a numerosos personajes de la historia, como Napoleón.

En los recintos del palacio podrán visitar su biblioteca, así como algunas exposiciones, entre las que destaca una exhibición permanente sobre el arte del vino. 

Pasaje Cultural Lednice-Valtice

En la región de Moravia del Sur se encuentra un área de casi 300 kilómetros cuadrados, el Pasaje Cultural Lednice-Valtice, el cual fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

Entre los siglos XVII y XX, la familia ducal de Liechtenstein modeló un paisaje con obras arquitectónicas barrocas y palacios de estilo neoclásico y neogótico. Actualmente es uno de los más vastos creados por el hombre, en Europa. 

De esta zona destacan el Castillo de Lednice y el Palacio de Valtice. 

Foto: artush / 123RF

El Castillo de Lednice está rodeado por uno de los parques más grandes de Europa, en donde además pueden visitar la Casa de las Palmeras, la Fuenta Veneciana, el Acueducto Romano, el Pabellón Chino y el Minarete.  

El Palacio de Valtice es un gran palacio barroco que fue sede del príncipe gobernante de la familia Liechtenstein desde finales del siglo XIV hasta la desamortización de la posguerra. En este lugar vale mucho la pena visitar la glamorosa corte de honor, los interiores del palacio y sus amplias bodegas, que son sede del Salón de Vinos de la República Checa, una exposición permanente de degustación de los mejores vinos checos y de Moravia. 

Den click aquí para conocer más sobre este pasaje. 

Český Krumlov

A poco más de 170 kilómetros de Praga se encuentra Český Krumlov, una pequeña ciudad medieval que roba el aliento a los viajeros que la visitan. Por algo es la favorita de Alan por el mundo. Está rodeada por los meandros del río Moldava y en el pasado solía ser el hogar de familias poderosas checas.

Gracias a la gran conservación que tiene su casco medieval, Český Krumlov está en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. 

Foto: jakobradlgruber / 123RF

El Castillo de Český Krumlov es quizá la principal atracción de la ciudad. Su construcción, su disposición horizontal y la instalación de sus interiores muestran la evolución de su construcción entre los siglos XIV y XIX. 

En su visita al castillo es imprescindible subir a la torre del palacio, pues desde ella se pueden disfrutar increíbles vistas.  

Para los amantes de la fotografía está el Museo Atelier Fotográfico Seidel, el cual está dedicado a los fotógrafos Josef y František Seidl. En este sitio encontrarán negativos antiguos así como una explicación sobre el inicio de la fotografía. 

En el Museo Atelier Fotográfico Seidel podrán ver negativos de vidrio, cámaras fotográficas antiguas, fotografías de la crónica histórica de la región fronteriza checa-alemana-austriaca de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

Y si les gusta el arte, pueden visitar el Centro de Arte Egon Schiele, dedicado al pintor y dibujante austriaco y expresionista Egon Schiele; además, el recinto cuenta con exposiciones de artes clásicas y mundiales del siglos XX, así como una cafetería tradicional que ofrece platos checos populares entre los artistas. 

Pilsen 

Pilsen se encuentra a 95 kilómetros de Praga y es una ciudad industrial y cervecera, por lo que si son amantes de la cerveza, deben incluirla en su itinerario.

Una de las principales atracciones es la Fábrica de Pilsner Urquell, una de las marcas de cerveza más importantes del país. En ella aprenderán más sobre la historia de la cervecería y el proceso de producción.

La Gran Sinagoga de Pilsen es otro de los atractivos de la ciudad, es la más grande de República Checa, la segunda más grande de Europa y se dice que la tercera más grande del mundo. 

La Plaza de la República es la plaza principal de Pilsen, en ella se encuentra la Catedral de San Bartolomeo; su torre es la más alta del país, tiene una altura de 102 metros y se puede subir a ella para apreciar increíbles vistas de la ciudad. 

Les dejamos el video de la experiencia de Alan por el mundo en Pilsen para que conozcan más sobre este destino. 

Karlovy Vary 

Karlovy Vary se encuentra a poco más de 130 kilómetros de Praga, es famosa por sus aguas termales y actualmente es el balneario más popular de República Checa y el segundo destino más visitado del país. Su arquitectura original lo convierte en uno de los balnearios más bonitos de Europa. 

Además de descubrir la fuerza curativa de sus aguas, Karlovy Vary también es famosa por el Festival Cinematográfico Internacional de Karlovy Vary, que reúne a grandes estrellas del séptimo arte. 

Foto: Boris Breytman / 123RF

Cuando estén en la ciudad no olviden comprar una jarrita de porcelana para llenarla en algunos de los manantiales que se encuentran por la ciudad. 

El cristal checo es uno de los mejores y más famosos del mundo, y una de las marcas con más prestigio es Moser, la cual tiene su fábrica en Karlovy Vary y pueden visitarla para conocer más sobre el proceso de fabricación.

Extra: A unos 20 kilómetros de Karlovy Vary se encuentra Bečov nad Teplou, lugar que alberga el segundo tesoro más importante de República Checa, el relicario de San Mauro.

Los restos del santo se encuentran guardados dentro de una caja dorada con preciosos adornos del siglo XIII. Después de las joyas de la corona, este es el objeto más valioso del país. 

Castillos

En la República Checa encontrarán muchos castillos, todos ellos llenos de historia e increíble diseño arquitectónico que llevan a los visitantes a un viaje en el tiempo. 

Entre los que pueden visitar destacan el Castillo de Praga, en donde también pueden conocer la Catedral de San Vito. 

El Castillo de Český Krumlov también vale muchísimo la pena visitar. Desde él pueden ver vistas de la ciudad. 

Si están en Olomouc pueden hacer un day trip al Castillo de Bouzov, un sitio espectacular de principios del Siglo XIV. En el siguiente video pueden disfrutar de un recorrido en el que aprenderán más sobre él. 

Muy cerca de Praga se encuentra el Castillo de Karlštejn, es el castillo más visitado de la República Checa, es de estilo gótico y fue construido en 1348. Les compartimos la experiencia que vivió Alan por el mundo, además nos comparte una peculiar opción para llegar a él desde la capital checa. 

Si quieren descubrir más secretos que guarda la República Checa visiten la página de Visit Czech Republic y vean todos los videos de Alan por el mundo, ¡encontrarán muchos tips!

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Miriam

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario