Secciones Tú x el Mundo

Me fui a ser feliz, no se cuando vuelvo

Siempre quise saber que era lo que iba a pasar, tener el control de todo, hacer planes para todo, estar atado a un horario, a un plan y seguirlo al pie de la letra. Pero un día decidí cambiarlo.

Por Aquiles Lara

Siempre me había gustado ver las mismas películas y la gente me preguntaba: “Aquiles, ¿por qué siempre ves las mismas películas?” yo les respondía: “Porque me gusta saber que es lo que va a pasar”.

Siempre quise saber que era lo que iba a pasar, tener el control de todo, hacer planes para todo, estar atado a un horario, a un plan y seguirlo al pie de la letra. Pero un día decidí cambiarlo.

Hace 6 meses compré un boleto de ida para Dublín, Irlanda y para darle ese paso drástico que le faltaba a mi vida, salir de mi zona de confort.

 

 

Me fui a este hermoso país a descubrir su cultura, su idioma, su comida, su gente, su encanto; 6 meses después me siento satisfecho de haber tomado esa decisión.

Me fui de mochilero por 16 países, 2 continentes y 36 ciudades, déjenme decirles que jamás fui tan feliz, fui tan yo, tan libre, pues ¿te imaginas despertar cada día con la incertidumbre de saber que va a pasar?

 

¿Dónde vas a despertar?

 

¿Qué nueva cultura vas a conocer?

 

¿Qué aventura vas a vivir hoy?

¿A quien vas a conocer?

 

Si alguien me hubiera dicho que viajar te cambia la forma de ver la vida, no lo creería. Te invito a que como yo, dejes el miedo de salir de tu zona de confort, a que te atrevas a hacer lo que jamás pensaste que serías capaz de hacer y a que nunca olvides que  “Viajamos no para escapar de la vida, si no para que la vida no se nos escape”.

Aprendí a disfrutar mis viajes en tres etapas: cuando lo estaba planeado, cuando viajaba y ahora cuando lo recuerdo. Estoy completamente seguro que de aquí en 30 años voy a mirar atrás y con una sonrisa de satisfacción podré decir que de lo único que me arrepiento es de no haber regateado un poco más por esos zapatos en Marruecos, y de ahí en fuera no me arrepentiré de nada, porque sabré que mi vida fue muy chingona y que no me perdí nada de lo que el mundo me ofreció.

 

 

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Miriam

Un comentario

Haz click aquí para publicar un comentario