Tú x el Mundo

El turismo comunitario me cambió la vida

Por: Rosette Dekool Kyomukama

Queridos amigos de Alan por el Mundo, soy Rosette Dekool Kyomukama y esta es mi historia. 

Soy defensora del turismo comunitario, de la comida auténtica local y de las experiencias de viaje reales. Mi amor por Uganda me ha llevado a luchar por el empoderamiento de las mujeres, a crear experiencias de viaje únicas, a apoyar a las comunidades locales y a crear un mundo más sostenible.

Nací y crecí en el oeste de Uganda. Personalmente, no tuve la suerte de tener una infancia feliz rodeada de familia y amigos, ya que perdí a mis padres cuando era muy pequeña, pero por suerte, encontré padres maravillosos que me acogieron como si fuera suya. 

Debido a las circunstancias del país, mucha gente dice que en Uganda tienes que crecer y madurar rápido, puedo dar fe de ello.

De pequeña recuerdo que me encantaba la jardinería y coleccionar toda clase de objetos. Seguro que estáis pensando que coleccionaba cosas súper extravagantes e increíbles, pero coleccionaba desde bolígrafos usados, latas vacías, monedas y sellos a pegatinas. 

Cuando naces y vives en una sociedad humilde, cada cosa insignificante te parece un mundo y aprendes el valor de las cosas. Tal vez, hoy en día nos hemos olvidado de valorar los pequeños detalles, creo que todo el mundo debería apreciar lo que tiene y ver que la felicidad no la encontraran en lo material.

Conforme fui creciendo, me di cuenta del amor que sentía por mi país, por su gente y por sus diferentes culturas. Empecé a ahorrar para viajar por Uganda e ir aprendiendo sobre las costumbres de cada persona en su pequeño rincón del país. A día de hoy, he estado en más de 54 tribus, cada una con su propia cultura y tradiciones. La conclusión que he sacado es que Uganda no será rica por su economía, pero si por su cultura.

A raíz de mi pasión por conocer nuevos lugares, fui teniendo claro que mi sueño sería montar una empresa de turismo, pero que tuviera unos valores y principios fundamentados en el respeto a la comunidad local, conservación del medio ambiente y la ayuda a un colectivo vulnerable como son las mujeres.

En Uganda, el turismo ha sido el principal generador de divisas, con 1.600 millones de dólares. El problema es que según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el 80% de los gastos de los turistas solamente benefician a las cadenas hoteleras y a las empresas turísticas internacionales.

Para que os hagáis una idea, de cada 100 dólares gastados por un turista internacional, sólo 5 dólares van destinados a las comunidades locales. Como resultado las comunidades locales no tienen recursos para subsistir y especialmente, las mujeres, que son la mayoría.

Siendo totalmente consciente de esta situación, mi primer gran paso fue en la universidad. Casi sin darme cuenta, empecé a organizar viajes para compañeros y amigos por Uganda, esto me ayudó a sacar algo de dinero. Mis ahorros fueron creciendo a la vez que mi sueño de trabajar en el sector turístico. 

Tras terminar la universidad, me contrataron en una empresa de viajes especializada en la venta de billetes de avión pero, aunque sabía que este trabajo estaba en el sector que quería, no me terminaba de convencer.

En lo más profundo de mí, sabía que lo que realmente quería era promover las experiencias de viaje auténticas de la mano de gente local y el turismo sostenible para la gente de mi país y, especialmente, empoderar a las mujeres. Mis compañeras guías locales y yo, luchamos día a día por encontrar un lugar en una industria dominada por hombres.

Mi vida cambió cuando conocí a Hanna en la universidad y creamos Free Walking Tours Kampala y Adventures with Locals en Kampala, mis dos pequeñas empresas que cada día van siendo referentes para muchos turistas que visitan el país.

Hannah es una activista concienciada con frenar el cambio climático, defensora del turismo sostenible y experta en el desarrollo rural de comunidades a nivel mundial. Ella usa su voz para crear sinergias para el desarrollo local y abogar por el crecimiento comunitario a través del turismo.

A día de hoy Hanna y yo somos socias, amigas y activistas. En nuestro día a día, formamos a mujeres locales para que puedan ser guías de free tours enseñando sus propias tradiciones y cultura local.

Con ambas empresas, tenemos el objetivo de enseñar Uganda desde un punto de vista local, pero también divulgar proyectos sostenibles. Es por ello que ofrecemos el 20% de nuestros beneficios a las comunidades locales a través de diferentes proyectos.

Actualmente, estamos recaudando fondos para realizar estaciones de agua potable en todos nuestros parques nacionales y en las ciudades más concurridas de Uganda. 

También hemos podido construir estaciones de lavado de manos en escuelas y comunidades en unas 3 escuelas primarias, pero nuestro objetivo es llegar a 500 escuelas a finales de 2021 para concienciar sobre la importancia de la higiene, y más ahora con el Covid-19 presentes en nuestras vidas. 

Ah bueno, y para contribuir al medio ambiente, plantamos un árbol por cada persona que reserva un tour con nosotros.

Personalmente, estoy orgullosa de lo que hemos conseguido aunque os diré que no ha sido un camino fácil. Es verdad que cada día más mujeres pueden construir su futuro en el mundo de los negocios, pero queda mucho por avanzar y tenemos muy claro que seguiremos trabajando en esta línea.

Mucha gente también nos pregunta cómo nos ha repercutido el Coronavirus y a todos les contesto lo mismo, el Covid-19 nos ha golpeado como una bendición disfrazada. Me explico, hemos notado la falta de demanda y sufrimos con cada una de las noticias sobre personas afectadas, pero hemos sabido cómo llevar de la mejor forma posible la situación. 

Nosotras hemos aprovechado este parón turístico para centrarnos en la captación y formación de mujeres, ampliar nuestros proyectos sociales y ecológicos para que cuando todo esto termine, salir más fuertes y empoderadas. Como bien dijo Einstein, la crisis fuerza al progreso.

En esta historia también han aportado su granito de arena, GuruWalk. Esta plataforma nos ha ayudado a crecer desde los orígenes, dándonos visibilidad a nivel mundial. Hoy en día ya somos conocidas fuera de nuestro país y, para nuestra sorpresa, nos han incluido en la lista de las empresas más importantes del mundo. 

También nos han galardonado como una de las 5 empresas impulsoras del cambio por el BCM África 2020 y quedamos segundas en el premio a la defensa de la sostenibilidad del  Foro de Turismo de Liderazgo de África 2020. 

Estos galardones nos han dado la oportunidad de conectar y hacer networking con gente del mundo del turismo a nivel mundial con valores e ideas afines a las nuestras.

Hoy puedo decir que tras conocer mi país y su cultura, he viajado por más de 16 países y espero seguir enriqueciéndome de las culturas y tradiciones propias de cada rincón del mundo. Como consejo os diré que viajeis, ya sea por vuestro país como fuera de él, que conozcáis nuevas culturas, que os toméis el tiempo de entender sus tradiciones y que lo hagáis de una forma sostenible y respetuosa con el planeta.

Soy Rosette  y esta es mi historia amigos,

¡Muchísimas gracias!

(Entrevista y traducción realizada por Adela Alfonso Responsable de la Mkt y Comunicación Internacional de GuruWalk)

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

alanxelmundo

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario