fbpx
Colaboraciones

Café vienés 

Por: @monytodoterreno

Los vieneses tienen toda una cultura del café, tal es que en la ciudad hay una gran variedad desde Coffee to go, espresso mobil, cafeterías restaurantes, hasta el Donauturm que es un café giratorio en la cima de una torre, ya habrá tiempo para platicarles de esos únicos y especiales rincones de Viena, sin embargo hoy me apremia escribirles acerca de los tradicionales “Kaffeehaus”.

Estas cafeterías las caracteriza su historia, pues conservan el ambiente y estilo del siglo XIX en el que fueron inauguradas, visitar algún café tradicional de Viena te permitirá conocer un poco de la cultura y esencia de los vieneses.

Aquí te comparto algunos de los cafés tradicionales:

Café Sperl

Abierto desde 1880 en café Sperl el tiempo permanece inmóvil, inscrito como lugar histórico de Austria, el encanto del lugar es su autenticidad, el favorito en el pasado y en la actualidad por importantes artistas, cantantes, escritores, pintores, actores y figuras militares, entre sus visitantes más frecuentes se encontraba en archiduque Josef Ferdinand y Karl Ferdinand. En 2011 en el lugar se filmaron escenas de la película ambientada en 1907 “A Dangerous Method”, la escena representa una conversación entre Sigmund Freud y Carl Jung. También la filarmónica de Viena se ha presentado en el lugar.

El café ha tenido remodelaciones, sin embargo, conserva la arquitectura original, por lo que el sanitario no es accesible para personas en silla de ruedas, la entrada es libre de escaleras.

Café Korb

Este café es el favorito de muchas personas locales, el servicio en este café como es típico del café vienes es brindado únicamente por hombres adultos con un sentido de caballerosidad, este es el lugar ideal para probar el típico Sachertorte y Apfelstrudel. La tarta Sacher, es un pastel de chocolate con mermelada de chabacano en el medio y que usualmente se acompaña con crema batida a un lado. El strudel de manzana es un postre típico de la cocina vienesa, éste es un rollo fino de hojaldre horneado, relleno de compota de manzana, azúcar, canela, pasas, pan molido y servido con un espolvoreado de azúcar glas. En Café Korb puedes probar el Apfelstrudel como se ha preparado por generaciones, las madres y abuelas austriacas mencionan que el hojaldre debe estar amasado hasta un punto tan fino que se pueda leer a través de el, también que las manzanas utilizadas  no deben estar del todo maduras para que el postre tenga un toque ácido.

El lugar es muy concurrido y hay varias mesas, por lo que transitar con la silla se ruedas puede llegar a ser complicado, tampoco es posible ingresar al sanitario y en la entrada hay un escalón. La mejor opción para visitarlo si eres usuario de silla de ruedas es en primavera-verano, pues como en todos los cafés, cuentan con mesas al aire libre, por su ubicación en el distrito 1 de Viena, al igual que en Café Central (visitado por Trotsky, Lenin y Sigmund Freud), podrás ver pasar los “Fiaker” que son, carrozas jaladas por caballos como en los viejos tiempos. 

Café Wortner

Con mas de 140 años de servicio, café Wortner es ideal para desayunar, comer o cenar comida tradicional de Austria, este café tiene un toque clásico, por las tardes hay música de piano en vivo.

A mi parecer es un lugar elegante, su versatilidad consiste en que es ideal para una cena romántica o para simplemente tomarte un café y disfrutar de la música tranquila. Tomar café o beber Spritzer en sus mesas al aire libre es sensacional, también es posible entrar a las salas con la silla de ruedas, desafortunadamente el sanitario es muy angosto y su hermosa entrada se opaca ante su escasa funcionalidad para usuarios de ruedas.

Otros cafés tradicionales de Viena son Cafe Jelinek, Hawelka, Schwarzenberg, Landtmann, entre otros, en total en los registros de Viena hay 1060 Kaffeehäuser, de los cuales 958 siguen activos. De entre todos esos cafés, por último quiero hablarles de mi favorito hasta hoy en día.

Café Eiles

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por cafe_eiles (@cafe_eiles)

Es una combinación entre lo nuevo y lo viejo sin perder la esencia de los Kaffeehaus, en este lugar es usual ver a personas adultas leyendo (como lo hacían en el pasado) el “Der Standar” que es el principal periódico del país; y en otra mesa encontrar a una joven trabajando en su laptop, Café Eiles es un lugar muy vivo y concurrido, su equipo de trabajo brindan un servicio rápido, amable y cordial, sus diversas personalidades te dejan un recuerdo agradable.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por cafe_eiles (@cafe_eiles)

Abierto desde 1821, es un ejemplo de que la arquitectura del pasado no está peleado con lo moderno y funcional, pues la razón de ser uno de mis favoritos es, que es 100% libre de barreras para las personas en silla de ruedas, desde la entrada, las mesas, el servicio y lo más importante, el sanitario.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por cafe_eiles (@cafe_eiles)

En este lugar de habitaciones altas me reúno con amigas y pareja sin preocuparme por nada más que en disfrutar de un buen café. Este café ha presenciado momento inolvidables para mí, su excelente servicio también le ha dado apariciones en varias revistas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por cafe_eiles (@cafe_eiles)

Paso mucho tiempo sentada en mi silla y al viajar hay lugares a los que me es difícil acceder, pero qué bonita sorpresa me ha dado Viena que para conocerla un poco no me pidió hacer esfuerzo alguno, solo pausar y disfrutar de un buen café.

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Mónica Montoya

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario