fbpx
Colaboraciones

7 días de road trip por Nevada

DÍA 1. WELCOME TO FABULOUS LAS VEGAS

Bandita, en marzo 2022 se armó el road trip a Nevada  con mi gran amigo Gess  Volamos con vuelo directo de Aeroméxico y decidimos quedarnos tres noches en Las Vegas para después continuar con nuestro itinerario a lo largo del estado.

Nos acompañó otro amigo talentoso Gama y entre los tres rentamos una camioneta. Para la renta del vehículo les recomiendo muchísimo AutoRenta.

Como hogar temporal escogimos el Virgin Hotel; que como casi todo hotel de Las Vegas tiene un casino en la planta baja. El diseño de interiores es moderno y colorido, y la habitación me encantó, hasta me eché la prueba del colchón muy al estilo de Alan por el Mundo.

Traíamos un hambre voraz así que nos dimos unas rebanadas de pizza en Pizza Forte, uno de los restaurantes del hotel, y ya con la barriga llena y el corazón contento, manejamos una media horita hasta una instalación escultórica en medio del desierto. 

Seven Magic Mountains es obra del artista suizo Ugo Rondinone, no tiene costo de ingreso y llegamos justo antes del atardecer, por lo que la luz era maravillosa. 

Estuvimos ahí admirando las colosales rocas en equilibrio, y cuando cayó la noche volvimos a la ciudad, recorrimos velozmente el iluminado Strip en la camioneta y nos fuimos a ver un espectáculo increíble: Iluminate en Theatre

La combinación de luces, música y baile es extraordinaria ¡Está muy cool! De vuelta al hotel me dormí sin cenar, el cansancio pudo más que la gordura.

DÍA 2. MAFIOSOS Y NEONES

Desayunamos en el restaurante The Kitchen at Commons Club en el hotel- un clásico combo “gringo” (con cariño) huevos, tocino y pancakes- y nos fuimos al centro a conocer un museo muy particular: se llama The Mob Museum y es un recorrido muy interesante por la historia de la prohibición en Estados Unidos, la mafia, las apuestas y el lavado de dinero en los casinos, y del crimen organizado – en general. 

Más tarde caminamos unas cuadras hasta el restaurante en el corazón antiguo de la ciudad y después de un red velvet Chicken sandwich fuimos a conocer mi museo favorito de Las Vegas: The Neon Museum

Este lugar es un cementerio de marquesinas monumentales y letreros luminosos que en otro tiempo coronaban casinos, hoteles y bares de la ciudad, y ahora yacen inertes en este fabuloso museo ¡Espectacular! 

Finalmente en la tarde noche, fuimos a un tour gastronómico por tres prestigiosos restaurantes de la ciudad.  El tour se llama Lip Smacking Foodie y los lugares y la comida -la neta- cumplieron cabalmente y bien. 

Finalmente para bajar la tragadora, caminamos por el Strip asombrados por las luces-insomnio de los edificios y por supuesto el espectáculo acuático del Bellagio. Las Vegas no duermen, pero yo sí, y con mucho gusto jajaja 

DÍA 3. SPEAKEASIES Y ALIENÍGENAS

¿Se han despertado y tardado unos segundos en recordar dónde están? Pues bueno, eso me pasó. Decidimos levantarnos súper temprano e ir al famoso letrero “Welcome to Fabulous Las Vegas” ¡No había nadie! Recuerden ese tip madrugador viajero jajaja. 

Después de desayunar en The Original Pancake House y hacer una larga sobremesa nos fuimos a visitar el Area 15 un gigantesco centro de entretenimiento y arte, con esculturas impresionantes y tecnología de vanguardia. 

En su interior se encuentra Omega Mart , lo que parece un simple supermercado, se revela un lugar de misterio con productos alienígenas, pasadizos secretos y todo un mundo o mundos en su interior, con acertijos que hay que descifrar. Nunca había conocido un lugar así, es súper cautivador. 

Al terminar nuestra hazaña extraterrestre nos fuimos al Arts District a comer a un rinconcito italiano en la ciudad Esthers Kitchen donde comimos pan horneado en casa, pasta deliciosa y un vino inolvidable. 

En la noche volvimos al The Mob Museum porque descubrimos que en el sótano ¡hay un Speakeasy! Ya saben estos bares escondidos -nacidos en la época de la prohibición- con una atmósfera increíble.

Nos tomamos unos tragos y después nos fuimos a la Fremont Street Experience, con la pantalla LED más larga del mundo según aseveran. El sitio es casi caótico -en el buen sentido- con shows de luces, conciertos de música y mucha diversión peatonal. 

Finalmente, terminamos la noche en el bar más antiguo de Las Vegas, el Atomic Bar.

Foto: Atomic Bar 

DÍA 4. FANTASMAS DEL DESIERTO

Un  bonito amanecer nos quiso despedir de Las Vegas, le dijimos adiós al hotel, subimos las maletas a la camioneta y partimos rumbo a un nuevo destino sobre la Free-Range Art Highway. 

Las carreteras aquí son un sueño -enmarcadas por las montañas rocosas y algunas nevadas- y parecen rectas sin fin. Después de unas dos horas de camino llegamos a Beatty, probamos un chili galardonado en Happy Burro Chili & Beer y manejamos 10 minutos hasta el famoso -y algo tenebroso- Museo al Aire Libre Goldwell


Su obra más famosa -que parecen dementores blancos- está inspirada en la “Davinciana” Última Cena, pero tiene varias esculturas espolvoreadas por el desierto. Cerca de ahí está el pueblo fantasma de #Rhyolite -que tuvo auge minero a principios del siglo XX- y ahora solamente cuenta su historia de misterio a través de sus casas abandonadas. 

Otra hora y media de manejo nos llevó al pequeño poblado de Goldfield a su bosque de autos: The International Car Forest of the Last Church -que en realidad es un cementerio vertical de coches, de vibra apocalíptica estilo Mad Max. 

Cerca de ahí nuestro destino final de la jornada, Tonopah , recorrimos su Parque Minero, aprendimos la historia de fiebre de plata de la ciudad, su auge, y lo que significó esto para el pueblo y el estado entero. 

Finalmente hicimos check-in en su lúgubre @mizpahhotel -dicen que está embrujado- su atmósfera antigua causa escalofríos pero encanto al mismo tiempo jajaja. 

Antes de dormir caminamos unos metros a Tonopah Brewing Company  para cenar y para probar la cerveza local -era San Patricio por cierto, así que todo fue perfecto.

DÍA 5. UNA SERIE DE EVENTOS AFORTUNADOS

Pasé una noche sin contratiempos tenebrosos en el @mizpahhotel y bajamos a desayunar a su encantadora cafetería. 

Nos esperaban varias horas de camino, pero antes nos detuvimos en las afueras de Tonopah a conocer otro singular hotel -para algunos cómico y para otros terrorífico: El Clown Motel  con cientos de payasos por todas partes custodiando el lugar ¿Se hospedarían aquí bandita? 

Cuatro horas de largo camino nos condujeron entre áridos desiertos y montañas nevadas, hasta un majestuoso lago, y eso solamente significaba una cosa; habíamos llegado a  South Lake Tahoe


Habíamos reservado un tour panorámico en teleférico y un paseo en kayak, pero ambos se cancelaron por los fuertes vientos que azotaban la ciudad, así que tuvimos que improvisar. Después de almorzar algo en el centro, manejamos montaña arriba hasta el inicio del sendero Eagle Falls, la vista era espectacular y de verdad queríamos hacerlo, pero había mucha nieve y no traíamos la ropa adecuada, así que desistimos y estuvimos en la entrada jugando con la nieve y tomando fotos. 

Después nos dirigimos a El Dorado Beach, una playa -fría como el viento- como diría Luis Miguel jajaja. Nos sentamos en un muelle a esperar el atardecer y luego vimos a dos locos lanzarse en sus trineos a toda velocidad intentando llegar hasta el lago. 

A veces los viajes no salen como lo teníamos planeado, pero si se dejan llevar, puede que todo salga aún mejor de lo esperado.

DÍA 6. EL LUGAR MÁS RICO DEL MUNDO

No hay mejor despertador que un cielo ruborizado al amanecer, y aún más especial con el horizonte helado de South Lake Tahoe

Bajamos a desayunar al restaurante del hotel @harveystahoe, nos compramos unos roles de canela en Cinnabon y partimos rumbo a nuestro próximo destino. 

El viaje más que de una 1 hora, pareció de 150 años porque llegamos a una ciudad con cara de pueblo y salida de la época de fiebre del oro norteamericana: @virginiacity.

Hay una calle principal enmarcada por antiguas casas de madera que evoca el viejo oeste, y solamente faltó que pasara rodando una bola de paja – estepicursor o “chamiza” como lo llama GESS que decorara este laberinto de la soledad. 

Pasamos a recoger nuestros boletos para las actividades al Centro de Visitantes y antes que todo, fuimos a un “saloon” – The Bucket of Blood- a tomarnos una cerveza. Nuestra siguiente parada fue una de las casas más embrujadas del país The Old Washoe Club, habitada espiritualmente por fantasmas de mineros y de una mujer de vestido azul. 

El recorrido es interesante para creyentes de lo paranormal y también de escépticos como yo -pregunten por el guía vivo Justin. Después nos fuimos a la Chollar Mine a conocer una antigua mina. 

Ahí Bill- quien ha sido minero por más de 30 años- nos habló de la historia del oro en estas tierras, y de cómo por su alta concentración en pocas millas de terreno Virginia City se convirtió en el “lugar más rico del mundo” a mediados del siglo XIX. 

Ya en la tarde hicimos check-in en un hotel que parecía el del psicótico Norman Bates, pero que en realidad es un encantador hotel de paso con un host súper amable. 

Cerca de ahí cenamos delicioso en un restaurante The Cider Factor, y terminamos la noche en el Silver Dollar Saloon, el único bar en un sótano de la ciudad. Tenían una rocola tan variada que iba de Bob Dylan, a Dua Lipa y hasta a Juan Gabriel. Y entre cervezas y whiskys, perdimos un poco el control. Fue una noche de locos y un lunes inolvidable sobre un infierno de oro y bajo un cielo de estrellas nevadas.

DÍA 7. LA PEQUEÑA CIUDAD MÁS GRANDE DEL MUNDO

Un día más en Nevada. Desayunamos en Virgina City y manejamos hasta nuestra última parada, Reno. Fuimos a botar las maletas a nuestro hotel, el Pepper Mill. y lo primero que visitamos fue el magnífico Nevada Museum of Art

Este centro cultural tiene una bonita arquitectura, con una terraza panorámica “La experiencia de un museo empieza por el edificio mismo”; y sus exposiciones ¡Wow! quedé enamorado. Para empezar una sala dedicada a la obra cerámica de Pablo Picasso -me encantó; una abundante exposición de #JeanLaMarr una artista “Native-American” que enaltece su cultura ancestral, a través de la iconografía indígena, pero también contrastándola con la imposición de la “cultura americana dominante” ¡Adoré! 

Y después en el piso inferior me topé con otra artista estadounidense Judy Chicago me encantaría que fuera mi abuelita- trasgresora, feminista y toda una viejita “badass” famosa por sus instalaciones de fuegos artificiales y bombas de humo. 

Después continuamos nuestro tour cultural por las calles de Reno, en lo que se conoce como el Midtown Mural Tour. Hay un recorrido en Google Maps que pueden seguir -es como una cacería de arte urbano- la neta es que están muy chidos. 

Ya con sed, pasamos a otra cervecería local 10 Torr Distilling and Brewing esta vez probé una Brown Ale en lugar de mi favorita IPA, y caminamos al costado del río – en el River Walk District- hasta un restaurante que nos recomendaron mucho, The Shore donde -cual apóstoles- nos consentimos con nuestra última cena. 

Al día siguiente, nos fuimos temprano al aeropuerto, documentamos las maletas y emprendimos el viaje de regreso a México. El road trip por Nevada superó con creces mis expectativas; Nevada no es sólo Vegas, tiene todo un mundo de desiertos, montañas, leyendas doradas y fantasmas que compartir. 

Para más información sobre el destino visiten https://travelnevada.com/ y para la renta de auto AutoRenta

¡Hasta pronto Bandita!

 

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Manu Espinosa

Manuel Espinosa Nevraumont, mejor conocido en redes sociales como @manumanuti es creador de contenido especializado en turismo. Documenta sus viajes a través de sus crónicas, fotos y videos, en México y en todo el mundo, con un especial interés por proyectos relacionados con turismo comunitario y ambiental. Ha trabajado con diferentes oficinas de turismo nacionales e internacionales. En 2017 creó junto con Alan por el Mundo la cuenta foodie de Instagram @gordosxelmundo para compartir experiencias gastronómicas durante sus viajes.

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario