Tips

Visita las cuatro Basílicas Mayores de Roma

La ciudad de Roma, en Italia, es una maravilla para aquellos enamorados de la historia y el arte. En cada esquina encontrarán algo que los hará suspirar y asombrarse, ¡es como un museo al aire libre!

Sin embargo, Roma también alberga infinidad de iglesias por su importancia religiosa (recordemos que rodea a la Ciudad del Vaticano) y todas ellas, a pesar de no ser creyentes, son un escaparate perfecto para admirar el arte y arquitectura de diferentes épocas. Entre estos templos, existen cuatro que tienen una jerarquía superior: las basílicas mayores.

Pero, ¿dónde radica su importancia? Durante el Año Santo de 1300 el papa Bonifacio VIII concedió la bula “Antiquorum fida relatio” para remisiones e indulgencias por los pecados para aquellos que confesaran sus pecados y visitaran los sitios de entierro de los apóstoles Pedro y Pablo, posteriormente nombrados basílicas en su nombre.

Posteriormente, en los años 1350 y 1390 fueron añadidas a las condiciones para ganar la indulgencia jubilar romana, las basílicas de San Juan de Letrán y Santa María la Mayor, la iglesia más antigua dedicada a la Virgen María.

En la actualidad, visitarlas continúa siendo la condición para ganar el jubileo romano y se distinguen por tener una puerta santa y sólo pueden celebrar misa en el altar mayor el papa y los delegados especiales que actúan en lugar de éste.

San Pedro Vaticano

La antigua basílica en el lugar de entierro del Apóstol San Pedro data de la época del emperador Constantino y fue construida entre los años 326 y el 330. Posteriormente, en el siglo XVI sufrió una fuerte remodelación que la convirtió en la obra maestra de hoy en día.

Es uno de los lugares más santos del cristianismo, pues en su interior se encuentra la Santa Sede. Mide 190 metros de longitud y posee la capacidad para 20 mil personas.

Su impresionante cúpula de 136 metros de altura fue realizada por Miguel Ángel, Giacomo Della Porta y Carlo Maderno y ha servido de inspiración para otros proyectos posteriores, como la Catedral de San Pablo de Londres y el Capitolio de Washington.

Entre las obras de arte que se pueden encontrar en su interior destacan el Baldaquino de Bernini, La Piedad de Miguel Ángel y la estatua de San Pedro en su trono.

Dirección: Piazza San Pietro, 00120. Ciudad del Vaticano.

Horario: De octubre a marzo de 7:00 a 18:30 horas y de abril a septiembre de 7:00 a 19:00 horas.

Costo: La entrada a la basílica es gratuita. La subida a la cúpula cuesta 8€ con ascensor y 6€ a pie.

Basílica de San Juan de Letrán

Su nombre completo es muy completo: Archibasílica del Salvador y de los santos Juan Bautista y Juan Evangelista. San Giovanni in Laterano es la catedral de la diócesis de Roma, donde se encuentra la sede episcopal del obispo de Roma (el Papa).

Esta iglesia data del año 324 y, consagrada por el papa San Silvestre, es la más antigua y la de rango más alto entre las cuatro basílicas mayores de Roma. Tiene el título honorífico de Omnium urbis et orbis ecclesiarum mater et caput (madre y cabeza de todas las iglesias de la ciudad de Roma y de toda la tierra).

Su papel en la historia de la cristiandad ha sido muy destacado y hasta 1870, los pontífices eran investidos en ella. Durante el Jueves Santo, el Papa oficia en su interior, el cual contiene imponentes esculturas de Cristo y los apóstoles.

Enfrente de la basílica se encuentra la Escalera Santa, por la que Jesucristo subió para ser juzgado en Viernes Santo.

Dirección: Piazza di San Giovanni in Laterano, 4.

Horario: Todos los días de 07:00 a 18:30 horas.

Costo: Entrada gratuita.

Basílica de San Pablo Extramuros

Según la tradición es el lugar donde el apóstol Pablo fue enterrado y fue objeto de peregrinación desde el siglo I. Entre los años 306 y 337, el emperador Constantino construyó una pequeña basílica, a dos kilómetros de la muralla Aureliana que circundaba Roma (de ahí su sobrenombre: fuori le mura).

A través de los años se realizaron diversos trabajos dentro de la basílica (algunos de demolición) en los que fue adquiriendo su grandiosidad. El increíble claustro del monasterio se erigió entre los años 1220 y 1241, sin embargo un gran incendio en 1823 destruyó gran parte del templo.

El interior de la Basílica de San Pablo tiene enormes columnas de alabastro, mosaicos dorados y unos grandes medallones que contienen retratos de todos los papas que ha tenido la Iglesia católica. Se dice que cuando se completen todos los medallones existentes y no quede sitio para el retrato del papa siguiente, se acabará la Iglesia tal y como la conocemos.

OJO: La sepultura de San Pablo se encuentra bajo un baldaquino de mármol de 1285.

Dirección: Piazzale San Paolo 1, Roma.

Horario: Todos los días: de 06:45 a 18:30 horas.

Costo: Entrada gratuita.

Basílica de Santa María la Mayor

La Basílica de Santa María la Mayor es la más grande de las iglesias dedicadas a la Virgen María en Roma. También es conocida como Basílica Liberiana ya que la construcción del edificio original, se le atribuye al papa Liberio hacia el año 360.

Su construcción ha sido realizada durante varias épocas de la historia y en muestra diversos estilos arquitectónicos como el paleocristiano o el barroco. El edificio completo fue restaurado y reformado durante el siglo XVIII, por lo que su interior está adornado con este periodo.

La basílica conserva de la época medieval el campanario, mosaicos y suelos de mármol.  

Además el arte de su interior posee obras de increíbles maestros como Bernini, Passignano y Giuseppe Puglia, entre otros.

Dirección: Piazza di Santa María Maggiore.

Horario: Todos los días de 07:00 a 19:00 horas.

Costo: Entrada gratuita.

#PreguntaAXM ¿Conocen alguna de estas basílicas?

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Karla Campos

Geek de tiempo de completo y viajera con muchas millas para recorrer.

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario