Colaboraciones

Un viaje multiétnico

Por: Grace Navarro

La semana pasada nos fuimos de viaje a California, me declaro #CaliLover total, me parece un estado rico en todo, iba a decir en cultura, pero es rico en todo. No por algo el Estado de California solito es la quinta economía mundial.

Más allá de esta gran aventura, me quedo con el aprendizaje que tuvo Bruno. A este viaje, no solo nos invitaron a nosotros dos, iban niños de Inglaterra, de Australia y de otros estados de EUA, una mezcla increíble de distintos mundos; esto es aprender de diversidad e inclusión. Y me sentí súper orgullosa de que pudo practicar su inglés como nunca, lo vi súper desenvuelto y seguro. Estos viajes lo obligan a abrirse a otras culturas y convivir como si fuera su idioma, aprendió tanto, tanto, creó nuevos lazos, hizo amigos y se rió como loco. 

Primero visitamos Disney, porque para cualquier mamá que viaja con niños es una parada obligatoria y mi hijo me mata si no vamos. Que, por cierto, las nuevas atracciones de Star Wars están impresionantes, manejé el Halcón Milenario, según yo muy bien, aunque Bruno diga que soy mala para pilotear naves. También nos pudimos subir a Rise of the Resistence, para mí el más padre de todos, tienen que ir, no se lo pueden perder. Tip: para visitar las atracciones de Star Wars tienen que descargar la app de Disney y llegar súper temprano para poder apartar su lugar en el juego. Las filas a las 7 am ya están larguísimas, porque sólo pueden acceder a su lugar mediante la app y estando dentro del parque. Así que si son fans lleguen tempra.

Después de tres días divertidísimos en Disney nos fuimos a Mammoth Lakes, que está a sólo una hora de Los Ángeles (en avión), ahí pueden practicar diferentes actividades de nieve, esquiar, motoesquiar, hacer tubing (esto es como trineos, pero son llantas de aire para deslizarte montaña abajo, súper divertido y a los peques les encanta). Hay mil cosas que hacer en familia, Bruno terminó feliz con esta experiencia.

Para cerrar con broche de oro, nos quedamos tres días más en Santa Mónica. Obvio, lo primero que visitamos fue el muelle, que es un clásico y tiene su propio parque de diversiones. Hicimos un tour en bicis por todo el malecón, disfrutando de la vista de la playa y las palmeras, que tanto amo de California, hasta llegar a Venice Beach. También visitamos el acuario, que está ahí mismo bajo el muelle. Ahí permiten que los niños toquen y aprendan sobre las distintas especies marinas.

Nuestro último día hicimos un recorrido por varias panaderías “sweet spots” donde probamos lo que más les gusta a los pequeños:  los POSTRES, (no sean tan estrictos, un día al año no hace daño). Todo esto está por la famosa avenida Third Street Promanade, lleno de tiendas para las mamás y cafés con pastelillos para los niños. Es el lugar perfecto para pasar la mañana.

Y nos despedimos muy tristes, queriendo regresar pronto al lugar donde todos son bienvenidos, el lugar donde no se construyen muros, sino puentes. Eso es California.

 

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Grace Navarro

Fotografa, viajera y mamá muegano.
Nací en Mexicali, donde el sol te quema la piel y la gente te abraza con su calor humano. Un impulso me trajo a la CDMX y muchos otros me han mantenido en esta ciudad. Si me preguntas dónde he trabajado te diré que en periódicos, revistas y editoriales, que me han pagado por tomar fotos, que he viajado y conocido lugares increíbles, y que he conocido a gente excepcional. La verdad es que la fotografía cambió mi vida y eso es lo que soy, simplemente una fotógrafa.

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario