fbpx
Colaboraciones

Nueva York con mascota

¡Qué bonito que ya sea abril y qué bonito escribirte!

De regreso por aquí y de nuevo en la vida de viaje. De nuevo con muchas cosas que compartirte.

Los extrañamos.

Como siempre, es una dulzura escribirte y compartir un poquito de esos otros universos que comparto con Paco.

Esta vez nos fuimos a la gran manzana. Estuvimos 5 días en NYC y queremos contártelo T-O- D-O.

Lo primero que quiero compartirte es que marzo fue para mi un mes de muchos, muchos cambios. Me sentí nuevamente en la vida, como si de repente todo volviera a funcionar en mi vida. Y el viaje a NYC fue como esa celebración de estar nuevamente parada en la vida.

La primera sensación al llegar a NYC y verme de pie, entre todos esos edificios impresionantes y entre tanta gente a nuestro alrededor, nunca la voy a olvidar.

Fue como una primera mirada hacia la vida, después de tantos meses en cuarentena, con ansiedades y ese miedo que tanto nos causó la pandemia. Miré hacia arriba, me miraba los pies, las manos, hacia los lados, y estaba ahí, viva, después de todo.

Mirarme al lado de Paco en ese universo qué es NYC, ha sido de las experiencia más lindas que he tenido.

El fallecimiento de mi madre, vida pandémica, cientos de nuevos comienzos, y estar ahí. Me ha sacado el alma a bailar un momento.

Para mí siempre será más importante contarte esto, lo que hay en el alma de los viajes, lo que le da sentido a todo, para que sientas que todo vale la pena.

Porque sí, viajar con mascota es un universo distinto y muy bonito y quiero que siempre tengas en mente que todo vale la pena, que siempre será hermoso recorrer el mundo o al menos salirte de la vida de siempre, para disfrutar la vida con tu mascota en distintas esquinas del mundo.

Viajar a NYC con mascota es posible, volvería a hacerlo, pero no es un viaje cómodo.

La cantidad de gente que hay en NYC. ES IMPRESIONANTE, por lo cual hace un poco incómodo los paseos con mascotas.

Además las calles son demasiado sucias y cero cómodas para nuestros mejores amigos.

El clima en marzo, no ha sido tampoco el ideal, hace demasiado frío para disfrutar de áreas abiertas o áreas petfriendly.

Y la verdad es que no hay mejor forma para conocer NYC que caminando.

Caminar esa ciudad es demasiado hermoso, pero con mascota puede resultar demasiado incómodo porque las calles siempre están llenas de gente y nuestras mascotas están en riesgo de ser lastimadas.

En mi caso, tuve que cargar a Paco durante todo el día por el miedo de que alguien pudiera pisarlo o hacerle daño.

Y después de tantas horas caminando, el agotamiento físico puede ser algo frustrante.

Uso una mochila especial para mascotas, es bastante cómodo para paseos cortos, pero para jornadas largas como lo son en NYC, es bastante agotador.

Yo usé el metro para moverme de un punto lejano a otro, pero siempre preferí caminar.

En el metro los perros son bienvenidos siempre y cuando puedas llevarlo dentro de su transportadora o alguna mochila especial para mascotas.

En mi caso resultó fácil porque Paco es demasiado pequeño, pero vi un labrador dentro de una mochila. Nada es imposible.

También usé el bus desde el aeropuerto hasta mi hotel en Times Square, en el bus también aceptan mascotas, siempre y cuando lo lleves dentro de su transportadora.

El hotel donde me hospedé se llama: POD TIMES SQUARE es un hotel petfriendly y la cuota por mascotas es de 25 dólares por noche.

La ubicación es excelente y puedo recomendarlo.

Los restaurantes no son tan amigables. Te recomiendo checar siempre si los lugares son petfriendly. Muchos cuentan con terraza pero recuerda que en NYC siempre hay demasiada gente (también muchas mascotas) y puedes llevarte una decepción.

Intenta reservar el lugar.

En mi caso, tuve mucha suerte de entrar con Paco a distintos lugares como: LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE NYC, O’HARAS BAR( un bar muy querido por el mundo, gracias a su labor en la tragedia del 911), la Gran Central, distintas tiendas departamentales y por supuesto; CENTRAL PARK.

Es un sitio tan hermoso y tan ideal para compartir con nuestros mejores amigos. Está dentro de mis memorias más bonitas.

Te recomiendo rentar un bici, dar un paseo y comprar algo sencillo para comer y quedarte una tarde observando la vida desde ahí.

Es un parque muuuuy grande y divertido para nuestros mejores amigos.

DUMBO es otro lugar heeeermoso para pasar una tarde increíble en NYC. Ver el atardecer desde ese hermoso sitio, será siempre una postal increíble.

Puedes llegar en metro o cruzar todo el puente de Brooklyn para llegar a DUMBO. Paco y yo solo cruzamos una parte del puente, porque siempre hay demasiada gente.

Greenwich Village es otro sitio muy lindo para pasear y tomar algún café, hay tiendas increíbles, mi favorita: Goods For Study. Un paraíso para los escritores.

Fueron 5 días en NYC, una ciudad increíble, aunque podría decir que “me faltaron lugares por conocer”, la verdad es que no. Desde que viajo con Paco, nunca me falta estar en algún lugar. Visito los lugares que nos abren sus puertas y los que no, pues ya está

No me aferro a los planes de otros, ni a las guías turísticas. Los que viajamos con mascotas estamos más expuestos a la vida, a la suerte, a otros universos.

Te aconsejo que si viajas a esta ciudad con tu mejor amigo, seas consciente de la cantidad de personas que puede haber y de lo incómodo que podría llegar a ser.

Y que visites siempre las páginas oficiales de los sitios que deseas visitar, por ejemplo: para mí no fue posible visitar HIGH LINE, no están permitidas las mascotas.

Pero sin dramas, NYC siempre será una buena opción. Es hermoso sentir la vida desde ese lugar del mundo, te contagias del movimiento de MILLONES DE PERSONAS DE TODO EL MUNDO.

Y esa es su magia, EL MOVIMIENTO.

Si tienes alguna duda más específica de NYC, ya sabes en dónde escribirnos: Instragram: KARLAANDPACO

Con cariños, K.

 

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Karla y Paco

Soy Karla, la mamá de Paco (un pequeño chihuahua). Nací y crecí en Aguascalientes, México. Comunicóloga de profesión.

Escribo diarios desde muy pequeña, me gusta ayudar a mi memoria a no olvidar, siempre he pensado que recordar es importante aunque vivir el momento es esencial.

Llevo 8 años viajando con mi perrito Paco.

Estudié en España y México y he trabajado en distintos lugares del mundo.

Me gusta la escritura y todos los días intento practicarla. Amo esa sensación de vivir la vida para contarla y leerla para volver a vivirla.

Ahora escribo mi primer libro de viajes con Paco y uno de mis deseos más grandes en la vida es no perder nunca esa sensación de ir hacia nuevos caminos, directo a lo desconocido, sentirme vulnerable y sentirme viva.

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario