Tú x el Mundo

Mi historia

Fue un Febrero del 2010 cuando por comentario de un familiar me entere que en una aerolínea americana estaba rematando (en mi punto de vista) boletos de avión redondos a Europa, Sí! Era mi oportunidad de volver a España donde tengo buenos amigos y conocer más países del viejo continente, del cual, quedé enamorada la primera vez hace 7 años.
Nombre: Ana Gabriela Gomez Arvizu
Edad: 23 años
Profesión: Licenciada en Sistemas:
Ciudad: Los Cabos BCS
Viaje: Europa verano 2010

Fue un Febrero del 2010 cuando por comentario de un familiar me entere que en una aerolínea americana estaba rematando (en mi punto de vista) boletos de avión redondos a Europa, Sí! Era mi oportunidad de volver a España donde tengo buenos amigos y conocer más países del viejo continente, del cual, quedé enamorada la primera vez hace 7 años.

Por supuesto no la pensé y mi boleto me salió en 12mil pesos REDONDO, saliendo del DF a Madrid, tomando en cuenta que yo vivo en los cabos, también aproveche ofertas para llegar a la capital de nuestro querido México. TIP: Busquen vuelos con meses de anticipación, así encontraran tarifas bajas, pero como dice Alan, tampoco mucho tiempo para evitar cambios o cancelaciones.

Resulta que el itinerario quedo: Madrid, Barcelona, París y Roma, tomé la maleta con mi hermana gemela y nos emprendimos al viaje. La anécdota fue realmente buenísima, al tener amigos en aquellos lugares te hace más segura la experiencia y no te pierdes de los lugares imprescindibles, pero lo bueno fue en parís…

 Habíamos hecho nuestras reservaciones de hostales por internet antes de llegar a nuestros destinos, pero en el caso de Francia, nuestro vuelo que venía de Barcelona a París llego muy tarde, para ser concretos a las 12:30 de la madrugada. Qué haces en una ciudad de las más grandes del mundo, donde no hablas el idioma, no conoces a nadie y es media noche? Para comenzar, aplicamos la de “a donde fueres haz lo que vieres” por lo que nomas para salir del aeropuerto seguimos a la masa de gente que bajó de nuestro vuelo, tomamos un autobús, un metro y finalizamos con un tren para llegar al centro de la ciudad (El Aeropuerto principal Charles de Gaulle queda algo lejos del centro).

A Dios gracias coincidimos en el tren con un padre de familia parisino y su hija de 12 años, sacamos nuestro papelito con la dirección del hotel y preguntamos cómo llegar, de suerte sabia un poco de español! Nos dijo que a estas horas era algo peligrosa la ciudad y que siguiéramos muy bien sus instrucciones, en buen plan, sin afán de asustarnos. Después de bajar el tren comenzamos nuestra caminata en busca el susodicho hotel, después de varias cuadras y no ver nada claro, veíamos a personas de color en las esquinas caminando y observándonos al grado que no aguantamos la desesperación y entramos al primer hotel que encontramos.

Para NADA recomendable el lugar donde dormimos, parecía hotel del terror, muy viejo, con sabanas no muy limpias en las camas y el baño con las tuberías que rugían incómodamente, para nuestra suerte a la mañana siguiente nos dimos cuenta que nuestro hotel estaba solo a la vuelta de la esquina y al cambiarnos (obviamente lo hicimos) tuvimos que pagar la noche que no dormimos en donde originalmente habíamos reservado ya que son muy estrictos al haberles apartado y no llegar a ocupar la habitación, así que les recomiendo checar muy bien donde llegaran y procurar usar las noches que reservaron para evitar estos imprevistos.

 Por lo demás nuestra experiencia en parís fue genial, el barrio de los pintores o “Montmartre” es la zona recomendada para la estancia de los turistas, la imperdible torre Eiffel, el museo del Louvre, la catedral de notre-dame, los campos elíseos, el arco del triunfo y los alrededores tienen un ambiente mágico que ofrecer, al terminar dijimos ¡Merci!

 Saludos Alan! me encantan tus viajes 😀

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

alanxelmundo

2 Comentarios

Haz click aquí para publicar un comentario

  • ¡Hola, qué tal Ana Gabriela?

    Muy buena tu historia, aunque sí sentí algo de miedito por lo que describes, porque no sé tú sí lo consideres pero cuando nos sentimos perdidas ponemos chica carota de espanto que es peor que si trajeras un letrero de luz neon pegado a la frente que dice CHICA PERDIDA!! CHICA PERDIDA!! Lo bueno es que lograste hallar una solución aunque haya resultado un hotel algo feo, pero de menos más seguro que seguir recorriendo las calles parisinas de esa manera. Espero que en tus próximos viajes no te vaya a pasar algo semejante.

    Saludos