Tú x el Mundo

Fui a a la playa y regresé blanca de miedo…

Es muy triste saber que México es un país lleno de inseguridad y que vivamos con miedo y desconfiando hasta del vecino. Ya nada es como antes.

Sol María Z.

Es muy triste saber que México es un país lleno de inseguridad y que vivamos con miedo y desconfiando hasta del vecino.

Ya nada es como antes.

Soy del norte de la república mexicana, vivo a una hora de Estados Unidos y confieso que he recorrido más este país que mi propio México. En estas vacaciones de Verano me lancé a Catemaco, Veracruz con una amiga, el viaje empezó perfecto y aunque al principio me mostré un poco indiferente con los paisajes por ya conocer ese lugar decidí cambiar de actitud y aprovechar el momento. Y es que vi a mi amiga tan emocionada y disfrutando hasta del extremo calor que yo no podía amargar el dia.

Total, es el mismo lugar pero en tiempos diferentes. Una vez leí por ahí que hay que darnos la oportunidad de crear nuevos recuerdos y gracias a eso ahora tengo nuevos recuerdos que atesoro en mi corazón y una nueva historia que contar. Se que suena un poco cursi, pero realmente en este viaje me di cuenta que quiero y puedo mantener mi alma joven y no deseo perder esa capacidad de asombro. Es muy sencillo enamorarte de un lugar la primera vez, el reto es volverte a enamorar y encontrar un motivo por el cual querer regresar.

Es cierto que todo está igual, pero contradictoriamente nada es lo mismo.

Asi que dejé que mis cinco sentidos se apoderaran de mi y entonses volví a asombrarme de este rincón de Veracruz.

Teniendo en la ventana un hermoso paisaje, que mas allá de parecer real parecía un cuadro de Narnia y teniendo por aves unas lindas garzas y no un montón de zopilotes (que por ser del norte aquí abundan de esas cosas) para mi, fue muy fácil amar el lugar.

Con cada amanecer me quedaba anonadada. Ese paisaje, ese clima y esos colores me robaban el aliento.

Catemaco es conocido como la tierra de los brujos. Una mañana hicimos un recorrido en lancha y el guía nos hizo el viaje muy ameno. Nos explicó un montón de cosas pero con mi déficit de atención ya olvidé una gran parte de lo que dijo. Llegamos a la selva Nanciyaga y ¡Dios mio! En ese lugar adios al estrés, tuvimos una conexión con la naturaleza al 100, ya se que ahí no era el cielo, pero se respiraba tanta paz que casi podría serlo. Después de caminar un poco llegamos a la cabaña del Chamán y mi amiga decidió entrar a hacerse la típica limpia para sacar o alejar las malas vibras, y yo ya no se que pasó ahí adentro, después de unos minutos ya estábamos de vuelta en la lancha y visitando la Isla de los changos, que aunque ya no son muchos siguen enterneciendo el corazón de muchos turistas.

De regreso a tierra, comimos y probamos de todo y probablemente regresamos al norte con unos kilitos de más…

La gente de ahí es muy amable, muy alegre. Realmente disfrutamos de nuestros dias de descanso en ese lugar.

Una tarde decidimos irnos al puerto de Veracruz que no está muy lejos de catemaco, pero se nos ocurrió irnos en un pinche camión “guajolotero” que el viaje se nos hizo eterno y además termianos con el trasero adolorido y con la nariz confundida de tantos extraños olores.

Cuando por fin llegamos, subimos a un taxi, y en el camino el taxista nos enseñaba como habían quedado unas paredes de una balacera que hubo un día antes y también nos comentaba que ya todos tienen miedo de visitar Veracruz. ¡Que triste! ¡Y que bienvenida al lugar!

Esa noche no esperabamos regresar tan pronto, dormimos en casa de una conocida y en su casa…¡NOS ESPANTARON! Yo no se si fue real o producto de mi imaginación, pero esa noche alguién llamaba a la puerta de la recámara, alguien movía la chapa de la puerta y muy insistentemente, alguien que afortunadamente nunca ví, porque después de saber que no había nadie del otro lado de la puerta, opté por ignorar el ruido y volver a dormir. Aunque los pelos se me quedaron de punta…A la siguiente noche todo nos daba risa y miedo y hubo un momento en el que mi amiga empezó a reirse, a contar y a hablar ¡DORMIDA! Juro que sentí la necesidad de salir corriendo echa madre, pero otra vez opté por dormir…

Por la mañana quisimos ir al acuario, a un museo y después un rato a la playa, estuvimos solo un rato cuando recibimos la llamada de la mamá de mi amiga, dijo que buscáramos boletos de regreso porque a mi amiga le estaban llamando del trabajo y tenía que estar en nuestra ciudad a la de ya, salimos de una palapa, tomamos el primer taxi que pasó y a los pocos minutos ZAZ!!! Que explota una granada, estuvo realmente fea la situación, hubo heridos entre ellos una pequeñita.
A nosotros afortunadamente ya no nos tocó. Pero quedamos con el corazón hecho pasita, con una impotencia terrible por no poder detener esto.
Y asi fue como terminamos nuestro mini viaje, con muchas emociones encontradas.
Fuimos a la playa y regresamos blancas de miedo por tanta violencia.

Queremos paz, queremos volver a confiar en nuestro país y Salir a la calle sin temor. Hagamos lo que esté en nuestras manos. Digamos no a la piratería, no a las drogas, no al soborno.
Amor y fe en sus corazones…

Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa

Proverbio chino

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

alanxelmundo

5 Comentarios

Haz click aquí para publicar un comentario

  • Estoy totalmente de acuerdo contigo como podemos exigir cambios si nosotros mismos no cambiamos cosas tan simples como dejar de comprar piratería , dejar de dar mordidas a los tránsitos o devolver cosas que nos encontramos en la calle.
    En mi caso es la segunda vez que me roban mi celular que coraje da que te quiten algo que con mucho trabajo adquirimos , y a la vez que lastima que en nuestro país carecemos cada vez mas de valores

  • Yo creo que en verdad te sugestionaste con eso. Y es una pena que en el norte estén las cosas así. sinceramente soy del D.F y ni de loca visito el norte. Aunque tampoco USA he viajado allá un par de veces pero creo que nada se le compara con México. Siento que USa es en sí un país con mucha cultura pero de otros países.

    Pero creo que es parte del sistema eso, sé que deberiamos de decir no a los sobornos, no a la pírateria. Pero el sistema nos hace hacer eso. Me refiero, si hubiese trabajos bien pagados, no un pago estupendamente genial, si no lo que nos merecemos por tener nuestro títulos, creo que no deberiamos de por qué consumir cosas píratas ni sobornos, etc. Pero si el pago es mediocre y vemos cosas carísimas ¿entonces…?

    Yo viví 5 sñod en Xalapa y un estado hermoso, y es trsite en sí lo que te pasa, aunque claro, creo que no se le compara cuando están viviendo en el norte. Acabo de regresar de Taxco, y la gente nos trató muy lindas, en serio es lindo ver que digo siempre va a ver gente mala, pero ver a los niños jugando a las 10:00 pm es genial, eso no lo ves en el D.F y me imagino que menos en el Norte que son de los estados más peligrosos del D.F. ojalá y eso no te impioda viajar pero dentro de México, creo que es más genial conocer tu propio país en las zonas adecuadas que USA.

  • Yo soy de Veracruz y me da orgullo decirlo porque se que existen lugares maravillosos, paisajes increíbles y la gente intentamos ser amable con el turista. Pero también para mi es triste leer que hay gente que debido a los problemas de inseguridad que se viven en todo el país, los turistas se vayan con una sensación no tan agradable. Diosito quiera y pronto regrese la seguridad a todo México y así podamos realizar viajes a los mágicos lugares que hay en toda la república. Y que también puedan venir a mi Estado sabiendo que se van a llevar recuerdos y vivencias gratas. Saludos, me gusto tu relato aun con la mala experiencia.

  • Hola Sol…

    Sí comprendo perfectamente tu miedo. A mí en mi viaje a Chiapas-Tabasco me pasó de todo, bueno a mí no directamente sino a 3 sitios en los que estuve; por una parte los zapatistas (que no tengo nada en contra, es más ni los entiendo) pero que desafortunadamente siembran un cierto pánico sí, indiscutiblemente; y eso que no pasé por Ococingo que es el (o era de verdad no lo sé) centro del conflicto, pero aún así, me llevé varios sustitos y a casi 11 años del viaje no los olvido ni por tantito. Y a eso sumado un ataque en Villahermosa, ufff!!!!

    Lo que sí es que cada vez que tengo la oportuniad de contar acerca de ese viaje, trato de enfocarme en todo lo bueno que pasó, sin embargo no deja de ser súper lamentable la inseguridad que se vive en nuestro país 🙁