fbpx
Colaboraciones

Carnuntum, la ciudad romana accesible

“Solo aquellos que arriesgan yendo lejos, pueden encontrar lo lejos que pueden llegar.” T.S. Eliot.

Según la OMS (2020) aproximadamente el 15% de la población mundial vive algún tipo de discapacidad, en México son cerca de 6,179,890, lo que representa un 4.9% de la población.

La industria turística actualmente está al tanto de esto, por ello tiene bien identificado que el promover una responsable inclusión de las personas con discapacidad, brindando servicios profesionales (sin caer en apariencias, asistencialismos y filantropía), le garantiza una mayor rentabilidad y reconocimiento social (recordemos que las PcD somos un 15% de la población mundial), por ello ya ha comenzado a generar cambios en sus servicios.

Un ejemplo de ello son las aerolíneas que constantemente están actualizando sus procesos de atención al cliente con discapacidad, otro ejemplo claro es Wheel the world, una agencia de viajes que toma en cuenta las características de viajeras y viajeros con discapacidad.
La inclusión de las personas con discapacidad no necesariamente debe tener un costo extra por “servicios especiales”, de hecho lo ideal es que cada espacio público desde museos, escuelas, restaurantes, hasta las pequeñas y medianas empresas estén al alcance de todos.

Se puede comenzar a ser inclusivos para las personas con discapacidad indicando en Google Maps si cuentan con entrada accesible, menú en braille, personal que hable lengua de señas o con sanitarios adecuados, yo antes de acudir a un lugar busco información y fotografías para ver qué tan accesible será para la silla de ruedas.

Por supuesto, existe la posibilidad de caer en subjetividades, cuando los establecimientos brindan información errónea o lo que ellos consideran accesible en realidad no lo es, para solucionar esto se puede tomar la opinión de las personas con discapacidad, es importante que nosotros formemos parte del proceso de construcción o adaptación de un servicio u espacio.

No tienen idea de la infinidad de rampas que he intentado utilizar que están demasiado inclinadas o estrechas, se nota a primera vista que la persona que construyó esa rampa nunca ha utilizado una silla de ruedas. Por otra parte, afortunadamente cada vez hay más guías escritas por profesionales para asesorar a quienes estén interesados en implementar un Diseño Universal (funcional para todas las personas). 

Otro ejemplo son las zonas arqueológicas que no son el lugar más idóneo para visitar, el terreno y las ruinas no son precisamente adaptables, pues su misma protección por ser patrimonio de la humanidad impide la modificación para implementar elementos necesarios para las personas con discapacidad, sin embargo, no es imposible.

A continuación les voy a platicar cómo la ruta de Carnuntum hizo posible su visita para las PcD gracias a un diseño universal.

La antigua ciudad romana Carnuntum, es hoy en día un parque arqueológico cuya impresionante reconstrucción acerca a los visitantes a conocer cómo vivían los romanos civiles y los ejércitos en aquel entonces. Ubicada en el estado de Baja Austria, entre la actual Viena y Bratislava, forma parte de las Fronteras del Imperio Romano “El limes” del Danubio, reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Carnuntum es reconocido por mostrar no solo la vida civil romana, sino también la militar, además por sus excavaciones casi intactas, pues es de las pocas zonas descubiertas en las que no se habían construido y asentado otras culturas después de la caída del imperio romano.

El parque en sí mismo no se vende como un lugar 100% accesible, son honestos y claros en la información que proporcionan desde su página de internet como en los módulos de información. En los folletos detallan cada aspecto y lugar a visitar, con íconos muestra a qué lugares se pueden entrar con la silla y a cuáles no.

También cuando al parque acuden visitantes con silla de ruedas el personal coloca rampas provisionales para que puedan acceder al mayor número posible de espacios.

I. DISTRITO ROMANO. El recorrido por el parque inicia en este distrito, la zona civil romana conforma la mayor parte del parque, la antigua superficie total era de 10 km2, sin embargo, la superficie descubierta en las excavaciones ha sido de tan solo .5%, el parque es grande, no me puedo ni imaginar lo grande del ¨municipium¨ en la antiguedad, se estima que el número de habitantes era de 50,000. 

Este tramo del recorrido se caracteriza por los asombrosos trabajos de reconstrucción que te permiten visualizar cómo vivían los civiles romanos. En esta zona se encuentra:

  • Una exposición con subtítulos para personas sordas y escritura en braille, guía podotáctil. La entrada y salida así como los sanitarios, el módulo de información y la taquilla son accesibles para usuarios en silla de ruedas.
  • Maqueta a escala 1:300 que muestra la ciudad en su época de mayor expansión, hacia finales del s. II.
  • Monumento de la conferencia imperial del año 308 a. C., que indirectamente sentó las bases para la propagación del cristianismo.
  • Pantalla y placa de información para la vista general de Carnuntum, con subtítulos y escritura en braille.

  • Casa del comerciante de aceite que muestra los espacios de venta. En algunas habitaciones es posible entrar con silla de ruedas manual y cuenta con información en braille.

  • Casa de Lucio. La casa reconstruida muestra cuál era el estándar de vida de la clase media de Carnuntum. Se le llamó así a la casa ya que durante las excavaciones se encontró el nombre de Lucio escrito en las paredes.

  • Casa III. Se muestran ruinas, por dificultades en la excavación la reconstrucción se ha limitado a elementos fundamentales.

  • Domus Quarta. Este edificio muestra una vivienda lujosa y alberga el único mosaico de suelo original conservado en Carnuntum.
  • Baños públicos romanos. Visitar los “thermae” con sus piscinas y cálidas salas constituía un pilar de la cultura romana. El mayor reto fue la reconstrucción de la calefacción en los suelos.

  • Un parque para que jueguen los pequeños visitantes.
  • Y la Villa urbana en donde se puede ver el estilo de vida de la clase alta, puede apreciarse un ábside, una bóveda de horno y una pintura mural verificada por métodos científicos. Desafortunadamente a la Villa urbana no es posible acceder con silla de ruedas por lo que mi acompañante amablemente hizo un video con mi celular y así pude ver los interiores.

El costo de la entrada para adultos es de 10 euros, se permite el acceso gratuito de un acompañante de una persona con discapacidad, ya que durante el recorrido por las zonas arqueológicas los usuarios de silla probablemente requerirán de apoyo, me parece importante que el museo note esto y lo incluya en el precio de sus boletos.


En el parque también se encuentran:

II. ANFITEATRO DE LA CIUDAD CIVIL. El anfiteatro de la ciudad civil se encontraba fuera de la zona de asentamiento urbano y tenía espacio para albergar a 13,000 espectadores (tres mil más que en el Auditorio Nacional en la Ciudad de México). Los muros del recinto se han conservado hasta nuestros días. La entrada a esta parte del parque es gratuita, el camino a pie es guía para las personas ciegas y por la distancia y altura se recomienda la asistencia para usuarios de silla de ruedas.

III. ESCUELA DE GLADIADORES. Junto al anfiteatro se edificó el estadio de entrenamiento de gladiadores de Carnuntum, hecho en madera y descubierto en el año 2011. Al igual que el anfiteatro la entrada es gratuita, se puede llegar a pie, es accesible para personas con discapacidad visual y se recomienda la asistencia para usuarios de silla de ruedas.

IV. HEIDENTOR. Un arco del triunfo levantado ante los muros de la ciudad, antiguamente, era el símbolo de Carnuntum. Entrada libre, por su lejanía no se puede llegar a pie, cuenta con estacionamiento, placa informativa sobre su historia en Braille y para el recorrido por el lugar de usuario de silla de ruedas se recomienda la asistencia de otra persona.

V. ANFITEATRO DE LA CIUDAD MILITAR. Este anfiteatro es el único vestigio visible que queda de la antigua ciudad cuartel (sin ser reconstruido). Una pequeña exposición permite a los visitantes tener una impresión del mundo en que vivían los gladiadores, incluso muestran una lámina de metal, la cual expertos deducen que formó parte de los trajes que utilizaban los gladiadores durante las peleas. Se requiere boleto de entrada, incluido con el primer tramo al distrito romano. Por su lejanía sólo es posible llegar en automóvil, cuenta con estacionamiento, información sobre la historia del lugar con subtítulos para personas sordas y en braille. La entrada, el sanitario y el recorrido son accesibles para usuarios en silla de ruedas.

Yo no alcancé a ver una de las representaciones que me comentaron se hacían con vestuarios y diálogos de los tiempos romanos, pero leí que es divertido escuchar la historia narrada en voz de los personajes, dichas representaciones usualmente son programadas para visitas de escuelas.

En tiempos romanos se cree que las personas con discapacidad no eran del todo incluidas en la vida social, que fue ahí en donde se inició el mendigar como recurso para subsistir. Me pareció interesante visitar esta zona arqueológica y sobre todo que se ha transformado, en un lugar donde dignamente todas las personas podemos transitar y disfrutar de la historia.

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios