Colaboraciones

Arte urbano

Instagram: @monytodoterreno

El arte ha demostrado ser fuente de contención mental y espiritual, especialmente ahora con los confinamientos y la vida en pausa nos hemos refugiado en él consumiéndolo y creándolo en sus diferentes formas.

El arte urbano al estar al aire libre reclama el espacio público para transmitir ideas.

Mariposas. Por Mantra. Viena

 

Mural niño en hombros. Por Stinkfish.

Una de sus características es que de alguna forma muestra un panorama cercano a la realidad del lugar, pues los artistas pintan de acuerdo al contexto, la historia y sus tradiciones.

Mural en Kiev.

El arte callejero expresado en murales y grafitis se puede apreciar en cualquier parte del mundo. Ante el cierre de los museos, cines, teatros, etc. el street art es una buena opción para mantenernos respirando aire fresco y en un diálogo constante con el arte y las historias que cada mural nos regala.

Klimt con su gato. Por Kobra. Viena.

La neta es que en México y Latinoamérica hay un talento tremendo, con trabajos inigualables, llenos de color y aunque aún en nuestros tiempos algunos lo consideran vandalismo, ha retomado fuerza e incluso algunas obras como los murales en Ecatepec y Ciudad de México, en general, han recuperado espacios públicos convirtiéndolos en espacios de reflexión y apreciación.

“México: Cultura y Sociedad que renace”. Por Seher One. México

En algunas ciudades encuentras recorridos especiales para visitar los murales, por ejemplo el proyecto “Street guide art Vienna” te muestra virtualmente y en libro su ubicación, también mencionan el nombre de la o el artista. Al ser un arte un tanto efímero (pues es común que sean reemplazados o deteriorados por las condiciones del tiempo) este tipo de arte ha tomado lugar importante en las redes sociales.

The weird. Por Frau Isa y Nychos. Viena.

http://www.viennamurals.at

Un día afuera, iba pensando que Google Maps no tiene una opción donde indique el tomar en cuenta que voy en silla de ruedas y me mandó por una calle empedrada y en subida, ahí iba yo lo bastante avanzada en camino como para regresar, ensimismada lidiando con piedras, la subida y la silla, hasta que en un punto decidí descansar y al momento de quitar la mirada del suelo volteé y ahí estaba este mural que me cambió el estado de ánimo en un segundo, no me lo esperaba a mitad de esa calle chiquita.

Mural por Huariu. Viena.

Compártenos en los comentarios tus arte callejero favorito.

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Mónica Montoya

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario