Colaboraciones

Senderismo y escritura: Una forma natural de viajar

<Sea como fuere, adivinó que existe una conexión entre ir caminando y tener <<un corazón feliz>> es decir, sentir la alegría de aceptar nuestro sitio en el universo> LESLIE STEPHEN

Desde hace tiempo quiero hablarte de algo que me importa mucho, de la parte de la naturaleza que me regaló una nueva forma de habitar el mundo; Caminar la montaña o el senderismo cómo lo llamamos muchos.

Cuando tenía menos años, descubrí que caminar sobre la tierra húmeda por en medio de los árboles me hacía sentir bien, mi cuerpo estaba en un estado de tranquilidad y paz absoluta, también miraba cómo las patas color tierra de Paco, mi perro, iban y venían con un profunda ligereza con el viento, cómo si se acompañaran y supieran quiénes eran el uno y el otro.

Mis piernas también caminaban con una dirección que iba más allá de mí, parecían que eran los placeres de mi cuerpo los que iban siempre un paso más allá, los que casi sin querer iban trazando una línea paralela sobre el camino de las montañas.

Paco y yo, nos acompañamos entre las rocas y el cielo, nunca sentimos que estuviéramos solos. 

Han sido muchos los senderos que hemos atravesado, muchos los lugares naturales en compañía y siempre que volvíamos a casa, me entraban muchas preguntas y curiosidades, cada día en esos regresos me llenaba de letras, de historias. Todo aquello lo escribí en mi diario en dónde la escritura me recordaba la velocidad del viento sobre mi cara y el color de la tierra bajo la lluvia, del espacio tan pequeño que hay entre la montaña y el cielo, recordaba también las flores rojas y amarillas del caminito que me llevaba de una forma tan sutil a la alegría, a la paz de todas mis emociones, al respiro de mi vida. 

Me esforzaba con recordar todo lo que había vivido, con recordar partes de mi vida y me di cuenta que los senderos alimentaban mi memoria, los recuerdos frotaban de las rocas y parecían estar flotando en el horizonte. 

Un día muy especial cuándo llegué a la cumbre de una de las montañas más hermosas que vi en mi vida, recordaba el día en que mi madre se cayó de las escaleras, el momento en el que la montaña más grande de mi vida, mi montaña-madre se cayó y murió meses después. 

Y aquel día se parecía mucho al día en el que el glaciar más grande de México situado en aquella montaña, también había desparecido. 

Pongo la letra de Jorge Drexler, en dónde dice; 

Celebremos la belleza que se aleja hacia otras vidas

Y aunque la pena nos hiera que no nos desamparare

Y que encontremos la manera de despedir a los glaciares

Que encontremos la manera de despedir a los glaciares

Me pregunto entonces, ¿La vida será paisaje? 

Desde hace muchos años que viajo practicando senderismo en cada lugar, me emociona poder llegar a distintos espacios de la naturaleza alrededor del mundo con mis pies, dejando una huella por caminitos cruzando los ríos mientras que la memoria une a todas las vidas, estas, aquellas y las otras.

Las montañas fueron mis primeras memorias, la naturaleza siempre ha acompañado mi vida y la escritura es siempre una forma de atravesar el paisaje y quedarte suspendida en el momento.

Hace días salió mi primer colaboración en un libro sobre senderismo y escritura, y todavía no me lo puedo creer, no puedo creer que mi vida ya se ha escrito en un libro, un libro que une a muchas mujeres caminantes alrededor del mundo que recorren por distintos paisajes desde Ecuador, Colombia, Argentina, México, Canadá y España. 

“LAS CAMINANTES” un ensayo que reúne 10 relatos íntimos sobre senderismo y escritura.

Su venta ya esta disponible en España y pronto en más países.

Es un libro que cruza muchas historias de quiénes hemos sido parte de la magia de los senderos, de los que elegimos conocer el mundo a escala humana. 

Deseo que tus ganas por viajar por el mundo sea también con tus pies y que puedas encontrar tu vida también en la naturaleza, en los senderos.

Te dejo el link para la venta de este maravilloso libro:

Las caminantes. senderismo y escritura

Gracias siempre por leer.

Desde México, 

K

Karla y Paco

Soy Karla, la mamá de Paco (un pequeño chihuahua). Nací y crecí en Aguascalientes, México. Comunicóloga de profesión.

Escribo diarios desde muy pequeña, me gusta ayudar a mi memoria a no olvidar, siempre he pensado que recordar es importante aunque vivir el momento es esencial.

Llevo 8 años viajando con mi perrito Paco.

Estudié en España y México y he trabajado en distintos lugares del mundo.

Me gusta la escritura y todos los días intento practicarla. Amo esa sensación de vivir la vida para contarla y leerla para volver a vivirla.

Ahora escribo mi primer libro de viajes con Paco y uno de mis deseos más grandes en la vida es no perder nunca esa sensación de ir hacia nuevos caminos, directo a lo desconocido, sentirme vulnerable y sentirme viva.

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario