Colaboraciones

Consejos para los acompañantes de viajeros en sillas de ruedas

Si viajas con alguien que utilice sillas de ruedas o alguna discapacidad aquí te dejo algunos tips.

“Caminar con un amigo en la oscuridad es mejor que caminar solo en la luz”

Helen Keller

 

Si viajas con alguien que utilice sillas de ruedas o alguna discapacidad aquí te dejo algunos tips esperando que les funcionen para disfrutar aún más la aventura.

Es usual sentir el impulso por querer apoyar a tu compañera o compañero de viaje que presenta una discapacidad, una clave de comunicación que creo esencial es preguntar “¿requieres apoyo?” Si la respuesta es sí, lo que sigue es saber  el “¿cómo te ayudo?”, sin embargo, si la respuesta es no, solo queda dejar que la otra persona haga sus cosas.

No dar por hecho que necesitamos ayuda en todo o que somos orgullosos para dejarnos ayudar, si algo he aprendido es a conocer lo que puedo hacer por mi misma y admitir cuando requiero apoyo y saber pedir y recibir la ayuda, la comunicación es la clave número uno al viajar en compañía.

Cuando viajo con amigos o familia siento que cualquier destino es posible, pues si nos encontramos con alguna dificultad con la silla, sé que con su ayuda lograré superarla. Sin embargo, en tema accesibilidad para personas que usamos silla, es importante, pues no va a ser lo mismo hacer senderismo en silla de ruedas que acampar o visitar una playa. Elegir un destino en el que todos los asistentes estén de acuerdo es prescindible.

Cuando era más joven (entre los 15 y los 21 años), a veces al salir con mis amigos, sentía frustración de no poder hacer lo que los demás, me enojaba conmigo misma, no le decía a nadie, pero yo me arruinaba las salidas, al crecer poco a poco comencé a madurar, desconozco en qué momento desaparecieron esas malas experiencias (pero agradezco que así fuera), lo que sí sé es que en gran medida me ayudaron los viajes en solitario y en compañía, pues aprendí más sobre mí, ahora genuinamente puedo decir que disfruto al máximo cada salida.

Si eres una persona que usa silla de ruedas o si viajas con alguien que tiene alguna discapacidad y durante el viaje llegan a experimentar emociones que consideran negativas, lo mejor es darse unos momentos a solas para experimentarlas y/o hablarlo con la intención de comprender mejor la situación, algo que tengo muy en claro es que por más empáticos que sean mis amigos y familia no tienen la porqué comprender mi situación en todo momento, por lo que me corresponde hablar y decir si requiero algún apoyo en específico.

Prever lo necesario como medicamentos o aparatos de apoyo es importante también, en aeropuertos la persona con discapacidad y personas acompañantes acceden primero al avión. Cuando voy sola o por poco tiempo, utilizo una maleta que se cuelga al hombro, pero cuando requiero usar una maleta más grande, es de gran ayuda cuando quien me acompaña lleva la maleta porque yo llevo ocupadas las manos empujando la silla.

Se darán cuenta que entre más tiempo o aventuras pasen juntos, irán encontrando la forma de sentirse mejor, pues al identificar y saber en dónde sí y en dónde no requieren apoyo unos a otros, cuando me dicen que es admirable lo que hago o hasta dónde he llegado, yo respondo que no lo hago yo sola, que es gracias al apoyo que las personas que me rodean me dan, también me han sorprendido personas extrañas que sin dudarlo me tienden una mano cuando lo necesito.

A pesar de saber que cuento con la capacidad para realizar un viaje por mi cuenta, he realizado muchos de mis sueños gracias al apoyo de mi familia y amigos, la vida con ellos es mucho más fácil y divertida.

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Mónica Montoya

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario