Tips

10 clásicos de Italia

Foto: 123RF

Italia es uno de los países más visitados del planeta, Su impresionante gastronomía sólo es superada por la gran cantidad de obras de arte que guarda, sus increíbles paisajes, construcciones increíbles y por la importancia histórica de sus ciudades y pueblos.

Pero como hay clásicos que no se olvidan, les dejamos 10 actividades populares en Italia.

  1. Sorpréndanse con Roma, un museo al aíre libre

Roma es una de las ciudades más atractivas para los viajeros, ya que sus calles poseen una increíble mezcla de historia, arte y vida callejera que enamora a cualquier visitante.

Si visitan el Panteón, el Coliseo y el Foro Romano, se transportarán en el tiempo a la época de unos de los imperios más importantes de la humanidad y apreciarán, a través de sus construcciones y prevalencia, la grandeza de su historia.

No hay mejor manera de conocer una ciudad que perderse entre sus calles y los barrios de Roma son perfectos para recorrerlos a pie (eso sí, no olviden utilizar zapatos cómodos).

Las plazas como la España, del Popolo, Venezia, Campidoglio y Navona, entre otras, son el corazón lúdico de la ciudad y ahí encontrarán una mezcla interesante en la convivencia de locales y viajeros.

Punto aparte son sus iglesias, las cuales además de gratuitas son un cúmulo de obras de artes y tesoros de la arquitectura, ¡entren a cualquiera que se encuentren, seguro se sorprenderán! Sus basílicas mayores son impresionantes: San Pedro Vaticano, San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo Extramuros.

  1. Rebasen fronteras y visiten el Vaticano

La Ciudad del Vaticano tiene una extensión de 0,44 km² (44 hectáreas), se encuentra rodeado por la ciudad de Roma, alberga la Santa Sede, máxima institución de la Iglesia católica,  y es considerado el país más pequeño del mundo.

La máxima autoridad del Vaticano y jefe de Estado del mismo es el Papa de la Iglesia católica.

Aunque no profesen la religión católica, visitarlo es una excelente oportunidad de admirar sus impresionante conjunto arquitectónico e histórico-artístico, el cual es  Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1984.

Los imperdibles dentro de una visita son:

La Plaza de San Pedro

La Basílica de San Pedro

La Capilla Sixtina (Entrada incluida en el boleto de los Museos Vaticanos)

Los Museos Vaticanos (16€.), los cuales poseen una colección que se compone de miles de obras de arte recogidas por la Iglesia Católica Romana durante más de cinco siglos.

  1. Descansen en la Costa Amalfitana o en Cinque Terre

Una en el sur y otra en el norte del país, pero ambas con increíbles playas mediterráneas y pueblos que parecen sacados de un cuento. Si visitan alguna de estas zonas, es importante que les den su tiempo para apreciarlas más allá de los cruceros y los tours de un día.

En la Costa Amalfitana, región de la Campania, encontrarán interesantes municipios como Amalfi, Maiori, Minori, Positano, Praiano, Ravello, Scala o Tramonti; además se encuentra muy cerca de la isla de Capri y las impresionantes grutas azul y verde.

Cinque Terre abarca desde Punta Mesco hasta Punta di Montenero, y comprende los pueblos de Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore, cada uno con su encanto y visitarlos es una gran experiencia.

  1. Viajen al pasado en Pompeya

El 24 de agosto del año 79 la vida de los habitantes de las ciudades romanas de Pompeya y Herculano terminó súbitamente cuando el volcán Vesubio presentó una súbita y violenta erupción, sepultando todo a su paso.

Por varios cientos de años, la zona permaneció en el olvido pero Herculano fue redescubierta en 1738 y Pompeya en 1748, comenzando así el “desentierro” de más de 45 hectáreas de terreno. Debido a la violenta sepultura, las ciudades presentan un estado de conservación inmejorable y son un ejemplo casi exacto de la vida romana de aquella época.

Además de perderse entre sus calles abandonadas, pueden conocer una gran cantidad de edificios donde los habitantes hacían su vida diaria entre los que destacan:  la Basílica, el Foro,  casas de la nobleza, camas rudimentarias de piedra, termas y un lupanar (una especie de prostíbulo).

Además podrán visitar el anfiteatro, la Palestra Grande, el Teatro Grande, la Casa del Fauno, los templos de Jupiter y Apolo, el Anticuario, que funge como museo, frescos con pinturas, cuerpos de personas momificadas, la Casa del Poeta Trágico entre otras cosas.

  1. Coman una auténtica pizza napolitana

Aunque hay constancia de panes planos servidos con otros ingredientes, como especias, que funcionarían como antecedentes de este platillo desde la antigua Grecia, en la época de Darío I el Grande (521-500 a. C.), la pizza como hoy la conocemos habría nacido en Nápoles, Italia.

Si se quieren ver muy puristas, deben probar alguna de las dos “pizzas verdaderas”:

– la marinara (la más antigua): tiene un recubrimiento de salsa de tomate, orégano, ajo, aceite de oliva y algo de albahaca.

– la margherita: se atribuye a Raffaele Esposito, quien durante una visita el rey Umberto I y la reina Margherita Teresa de Saboya a la pizzería Pietro en 1889 inventó tres pizzas, siendo la favorita de la reina aquella que le recordaba la bandera de Italia: verde (hojas de albahaca), blanco (queso mozzarella) y rojo (tomates).

Si son del clan de los #GordosPorElMundo, no se pueden perder este delicioso platillo en alguna de sus pizzerías clásicas.

Foto: 123RF

  1. Hagan un road trip por la Toscana

La Toscana es una de las regiones italianas más reconocidas a nivel mundial, debido a sus productos únicos (como el vino de Chianti o el queso parmesano), sus pueblitos y ciudades medievales como San Gimignano, Siena, Lucca, Arezzo, Volterra o Montepulciano, la inigualable capital (Florencia) y hasta uno de los sitios más reocnocidos del país: la torre de Pisa.

La mejor forma de recorrer esta zona, por las distancias, el tiempo que quieran quedarse y el difícil acceso a algunos sitios elevados, es en coche, ¡no duden en tomar las llaves y lanzarse a la aventura! Esta zona les regalará algunos de los mejores atardeceres de su vida.

Foto: 123RF

  1. Maravíllense con la ciudad de Florencia

¿Se imaginan una ciudad tan hermosa que podría llegar a enfermarlos y confundirlos? Pues precisamente, un padecimiento psicosomático que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión, temblor, palpitaciones cuando el individuo es expuesto a obras de arte, especialmente bellas o a gran escala, fue nombrado gracias a esta ciudad: síndrome de Stendhal o de Florencia.

Su estilo medieval y el arte en cada una de sus calles y edificios, enamora a sus visitantes y estas son algunas de las cosas que no pueden dejar de hacer en esta ciudad:

  • Admirar la Piazza del Duomo.
  • Entrar a la catedral y subir al Duomo.
  • Cruzar el histórico Ponte Vecchio.
  • Ver un atardecer desde la Piazzale Michelangelo.
  • Entrar a la Galería de la Academia y ver el impresionante David de Miguel Ángel.
  • Asombrarse con la increíble Galería degli Uffizi.
  • Relajarse en los jardines Boboli.
  • Seguir los pasos de Dante en la ciudad.
  • Caminar por la Plaza de la República.
  • Disfrutar de la deliciosa comida italiana.

  1. Vivan una historia de cuento en Venecia

Venecia es una de las ciudades más famosas, visitadas y bellas del mundo. No están a discusión las razones por las que este hermoso lugar atrae a millones de personas cada año y seguramente no es necesario que los convenzamos para ir, ¡seguro ya lo tienen en mente!

Esta ciudad “sobre el agua” es mágica y parece salida de un cuento medieval que nos obliga a viajar sobres sus canales y perdernos en sus calles sin rumbo fijo. Su popularidad es extensa, por lo que es necesario tomar precauciones y planificar bien su viaje, pues en lugares tan concurridos si no se planifica bien, la experiencia puede ser desastrosa.

Aquí les compartimos una nota sobre 11 tips que les salvarán la vida en Venecia y sobre qué islas y qué ofrecen cada una en esta ciudad.

  1. Impresiónense con la Catedral de Milán

La catedral de Milán es una impresionante catedral gótica y una de las iglesias católicas más grandes del mundo (tiene 157 metros de largo y puede albergar 40 mil personas en su interior) y las ventanas del coro tienen la reputación de ser las mayores que se conocen.

La construcción fue iniciada en 1386 y terminada en 1965, verla desde fuera los impresionará y al entrar pueden optar por subir a su mirador y apreciar la ciudad en todo su esplendor. A continuación les dejamos la experiencia de Alan por el Mundo en este templo:

  1. Siéntanse VIP en el Lago Di Como

Si quieren descansar y relajarse, este lago (uno de los más profundos de Europa) situado en la región de Candela es una excelente opción. Ya sea que se quieran dar un lujo y se hospeden en alguno de sus exclusivo hoteles o simplemente quieran apreciar la belleza del lugar, este sitio no los decepcionará.

EXTRA: Coman todos los gelatos que puedan.

¿Necesitamos darles alguna explicación en este punto?

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

Karla Campos

Geek de tiempo de completo y viajera con muchas millas para recorrer.

Añadir comentario

Haz click aquí para publicar un comentario