Tú x el Mundo

Mi vuelta a Europa en 30 Días

Estaba terminando de leer el blog “Tu x el mundo” y me quedé pensando “Has tenido la fortuna de viajar, a poco de plano no hay algo que puedas compartir?” Y después de un repaso mental me decidí por el que fue el inicio de lo que sin duda es mi pasión por viajar.

Itzel Tamayo

@itzeltamayo

Estaba terminando de leer el blog “Tu x el mundo” y me quedé pensando “Has tenido la fortuna de viajar, a poco de plano no hay algo que puedas compartir?” Y después de un repaso mental me decidí por el que fue el inicio de lo que sin duda es mi pasión por viajar.

A punto de cumplir mi cuarto de siglo en este mundo hace un par de años, yo quería hacer algo que me marcara, nunca he sido de hacer las grandes fiestas ni mucho menos, así que opté por un viaje. Después de un análisis financiero cuidadoso, dije: Si se puede! Lo primero que hice fue tomar un mapa de Europa y señalar los lugares – ciudades que quería conocer, una vez hecho esto, fue elegir la fecha, buscar el vuelo y definir la ruta a seguir. Debo de decir que el Internet jugó un papel muy importante, prácticamente hice mi propia guía de viaje, con mapas, horarios de lugares de interés, costo del transporte público, las estaciones de metro más cercanas al hotel y así… Cualquiera podría decir que yo había ido muchas veces a Europa.

Ya con toda la ilusión puesta para el viaje, las preguntas “¿Me darán 30 días en el trabajo para que me vaya de viaje?” “¿Viajar sola o acompañada?” La respuesta a la 1era pregunta obvio fue negativa así que sin pensarlo renuncié (al día de hoy no me arrepiento) y a la 2da pregunta? Al principio nadie se animaba pero al final mi amiga Maggy se apuntó para el viaje. Debo de decir que nos acoplamos bastante bien y desde entonces hemos tenido la fortuna de viajar juntas a muchas ciudades tanto del extranjero como de México.

Finalmente llegó el día tan esperado. Y ahí nos encontrábamos en el aeropuerto de Guadalajara esperando simplemente la hora de partir, viajábamos en vuelos diferentes porque ya no encontramos lugar en mi mismo vuelo, pero llegábamos con una hora de diferencia a Madrid, entonces estaba bien! Cuando llegué a la sala de abordar, no había nadie!! Me acerqué al mostrador y la Srita me dijo “La estuvimos voceando, el vuelo ya está cerrado” Queeee?!!! Cómo??!! Si yo tengo horas aquí en el aeropuerto, de pura suerte otras 3 personas llegaron después que yo y nos dejaron subir… fiuuuu!! La vi cerca! Primera escala Ciudad de México, un par de horas de espera antes de tomar el siguiente vuelo a Atlanta, que cabe mencionar llegó demorado, así que literal corrí por todo el aeropuerto para poder tomar el vuelo que me llevaría finalmente a Madrid, llegué a la sala y después de que entré cerraron la puerta del avión… fiuuu!! La vi cerca por 2da vez!!.

El vuelo Atlanta – Madrid todo bien, mi compañera de asiento una chava americana muy simpática ella practicaba su español y yo mi inglés. Ocho de la mañana aterrizamos en Madrid, me encontraba en la banda de equipaje y las maletas daban y daban vuelta y la mía nada más no aparecía. El temor de todo viajero se hizo presente. Mi maleta no llegó!!! Después de ir al mostrador de la aerolínea la localizaron y gracias, mi maleta se encontraba todavía en Atlanta, de pura suerte llevaba una maleta de mano con algunos cambios de ropa que fueron mi salvación por 3 días que fue lo que tardó en llegar la maleta a mis manos.

Definitivamente la aventura empezó de manera muy intensa, una vez dejando de lado el estrés provocado por la perdida temporal de la maleta, comenzamos a disfrutar el viaje. Llegamos al hotel, armamos una mochila con lo básico y a explorar Madrid y sus alrededores por algunos días.

En España estuvimos en Toledo, Burgos, Barcelona, Zaragoza. De ahí nos pasamos a Francia visitamos París en donde muy al estilo de los locales nos sentamos a comer crepas en el Campo Marte con vista a la Torre Eiffel, visitamos Versalles y Calais donde tomamos el ferry para cruzar el Canal de la Mancha rumbo a Dover en tierras inglesas. Seguimos a Londres por un par de días, Oxford y Windsor. No queríamos dejar pasar la experiencia de subirnos al clásico taxi londinense, pedimos ir a la Torre de Londres ahí se nos fueron las últimas libras y como era nuestro último día en este país no queríamos sacar más efectivo del banco, así que lo que nos quedó era para el boleto del metro o para comer, nos decidimos por comer y recorrimos Londres a pie, experiencia que recomiendo ampliamente, vimos muchas cosas que en transporte público no hubiéramos visto, ni podido disfrutar.

Nos despedimos de Inglaterra y volvimos al continente vía Eurotúnel rumbo a Bélgica, visitamos Brujas y Bruselas, de ahí rumbo a Holanda, estuvimos en Ámsterdam, La Haya, Rotterdam, Marken y Volendam que por mucho se convirtió en mi lugar favorito de este país, un pueblo pesquero lleno de encanto y magia.

En Colonia, Alemania tomamos un ferry que nos llevó por el río Rhin hasta Frankfurt después Heildenberg, Friburgo y Schaffhausen… De ahí rumbo a Zurich en Suiza, hermoso país, pero muy caro!!!! Mi mayor experiencia aquí fue la de subir al Monte Titlis, su particularidad es que tiene nieve todo el año y hay una cueva glaciar, esto muy cerca de Lucerna. Que maravilla disfrutar de una estación de esquí en los mismísimos Alpes Suizos.

Ya rumbo a Austria, hicimos una pequeña escala en el principado de Liechtenstein para finalmente  llegar a Innsbruck, después Salzburgo a donde tengo que volver para hacer el Tour de “Sound Of Music” mi película favorita y salimos a Viena donde caminando en una calle me encontré con una amiga de la prepa que casualmente también se encontraba visitando la ciudad. Y ahí es donde dices, el mundo es muy pequeño!!

A punto de empezar la última etapa del viaje llegamos a Italia. Venecia mi ciudad favorita de todo Europa, vaya experiencia la de poder caminar por los callejones sin saber a donde te van a llevar, aparte un recuerdo muy especial porque ahí festejamos el 15 de Septiembre en un vaporetto viendo el atardecer veneciano, con grito de “Viva México” y toda la cosa. Después Padua, Florencia, Siena, Asís, Pisa, Pompeya, Nápoles y Capri donde pude experimentar la magia de la naturaleza al entrar a la gruta Azul y finalmente Roma a donde definitivamente regresaré, hay tanto que ver y hacer que no te alcanzan los días, de mis cosas favoritas comer gelato al pistacchio  frente a la fuente de Trevi, comer la tradicional pizza en alguna terraza frente a Plaza Navona o perderte en sus calles, literal me pasó!!.

Y ya para terminar el viaje, Cannes, Niza y porque no, probar un poco de suerte en los casinos del principado de Mónaco antes de regresar a México y ver si se podía recuperar la inversión, cosa que obviamente no sucedió!.

Después nueve países, dos principados y treinta días andados por Europa haya sido en tren, ferry, autobús o a pie, puedo decir que ha sido una de las experiencias mas gratificantes de mi vida, la satisfacción de decir que cada peso que me gasté/invertí fue producto de mi trabajo y de mi ahorro, la oportunidad de viajar con una persona con la que tengo ya poco más de diez años de amistad, la posibilidad de conocer personas de otros países, pero sobre todo me quedo con fotografías mentales y en el corazón grabadas de por vida.

La posibilidad de viajar ya sea a una ciudad cercana de donde vives o a un país muy lejano es una fuente infinita de aprendizaje en todos los sentidos, no solo porque conoces otros lugares, personas formas de vivir, culturas, etc. Sino que también te permite conocerte a ti mismo y ver de que eres capaz al estar lejos de tu hogar, de tu zona de confort. Si tu crees en algo con todo tu corazón y mente, sucederá!

Gracias

Tus Comentarios son muy importantes

Comentarios

alanxelmundo

5 Comentarios

Haz click aquí para publicar un comentario

  • Hola Itzel!!!!

    Mega fantástica tu aventura de 30 días, que mal que las cosas no empezaron del todo bien, eso si me da mucho gusto que hayan mejorado, pero no sé q pienses pero como que esos detalles son la sal y la pimienta de los viajes, que no????

    ¡Qué padre viaje! Lo que más me maravilló fue eso de la cueva glaciar, ha de ser mega espectacular… la foto de dónde es???? Por cierto tenía entendido q llegar a Cannes no es muy fácil, pero no sé sí sea del todo verdad…

    Todas las ciudades y países q narras suenan muy, muy atractivas, pero la bella Italia tiene algo muy mágico para mi que hace q cada día se me antoje más y más, sobre todo Verona; no sé, algún día se me ha de hacer el ir; pero entre q sí voy o no, muchisimas gracias por compartir esta aventura.

  • Hola
    La verdad si ha sido de mis mejores viajes…. lleno de aventuras que el blog es poco para extenderme en el relato, pero como dices son la sal y la pimienta!

    La foto es en Engelberg a 30km de Lucerna en Suiza, precisamente en lo alto del Monte Titlis donde está la cueva glaciar. Te paso el link para que veas las fotos de la cueva y la estación de esqui
    http://www.titlis.ch/es/%C3%81rea_de_esqui/titlis_info/excursion_glaciar/parque_glaciar_y_la_cueva_glaciar

    A Cannes yo llegué en autobus saliendo de Niza…. Italia es un país hermoso que vale la pena dedicarle muchos días, ya está en mi lista para un futuro viaje.

    Muchas gracias por tus comentarios y que bueno que te haya gustado mi relato!

    Saludos

  • lo único que te puedo decir es que el siguiente viaje me llevas a mi, tu hermana del alma y empezamos por Barcelona y una vez visto algún partido del mejor equipo del mundo en el camp nou y pescarme un novio catalán le damos pa’ donde quieras.

    • Pues de entrada no tenía mas que 30días para recorrelo, así que fue de pisa y corre, jajajaja a las ciudades grandes como Madrid, Paris, Londres, Barcelona, Roma, etc.. le dedicaba por lo menos 3 días… Y por ejemplo los pueblitos de Holanda como Marken y Volendam los hice en un día porque son muy pequeños…. Sé que me quedaron muchas cosas por ver, pero como dicen “Siempre hay que dejar algo para la próxima” y ahora ya sé a donde quiero o no quiero regresar. Gracias por tu comentario!